Fundada durante el siglo XVII, la Hacienda Yaxcopoil congrega 3 grandes períodos clásicos del Estado: la prehispánica, la colonial y el auge henequenero a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX. Su nomenclatura significa “el lugar de los álamos verdes” por derivarse de los vocablos mayas “ya´ax” (verde) y “kopo´, kóopo´” (álamo). Esta finca es considerada como una de las más importantes del territorio yucateco por sus hectáreas e histórico pasado del oro verde. Por su cercanía a la ciudad, la hacienda se encuentra a 40 minutos aproximadamente de Mérida.

En esta reactivación económica, varios sitios turísticos abrieron de nueva cuenta sus puertas para recibir con los brazos abiertos a los visitantes. Si quieres escaparte de la urbanización por un día, EXPLORE este fantástico lugar. En un principio, esta propiedad funcionó como rancho ganadero, posteriormente se plantaría henequén en aquellos años gloriosos cuando el considerado oro verde estaba en su máximo esplendor y había una buena derrama económica en Yucatán. Actualmente la hacienda es un parador turístico y tiene habilitado un museo.

  • ¿Qué verás en la Hacienda Yaxcopoil?

La casa principal cuenta con amplios salones, techos altos y corredores. La ex finca está rodeada de hermosos jardines y vegetación que le dan un ambiente tranquilizador. Hasta la fecha, todavía se encuentra el mobiliario europeo original.

En el salón principal hay 2 óleos de los antiguos propietarios de la finca, Don Donaciano García Rejón Mazó y su esposa María Mónica Galera Encalada, quienes compraron la hacienda en 1864. Con el paso del tiempo, el inmueble fue heredado por los descendientes de Don Donaciano y María Mónica. Además, en el oratorio se localiza un óleo de los años coloniales y una imagen del Santo Patrono San Gerónimo de Yaxcopoil.

En la huerta se localizan la piscina con sus vestidores, un tanque de riego y la noria con su motor y bombas americanas que datan de principios del siglo XX, los cuales siguen trabajando y extrayendo agua para su uso. De igual manera, Yaxcopoil conserva ruinas mayas conformadas por estructuras prehispánicas, dando un total de 6 pirámides que varían entre 6 y 20 metros de altura, una cancha del juego de pelota y estelas menores.

El salón llamado “Cuarto Maya” alberga un museo con diversos objetos como esculturas, vasijas y reliquias arqueológicas pertenecientes al período clásico que fueron encontrados en las ruinas mayas de Yaxcopoil. En la planta desfibradora está la primera maquinaria del siglo XIX. Por su parte, en el cuarto de las máquinas está un motor diésel alemán con 100 HP de potencia de la marca Körting (Hannover) de 1913, la cual se usó hasta 1984 cuando la producción henequenera finalizó luego de un año de funcionamiento. Frente al cuarto de máquinas se encuentran otras edificaciones antiguas que formaron parte de la hacienda y que funcionaron como tienda, escuela y hospital.

Gracias a sus edificios con arquitectura clásica y rural, la Hacienda Yaxcopoil es una de las tantas haciendas que hay en Yucatán, pero una de las más conocidas por ser el escenario de películas mexicanas como “La Casta Divina”, “Peregrina”, “El Derecho de Nacer”, por mencionar algunos largometrajes.

La Hacienda no ha sido remodelada sino conservada, mantiene esa esencia histórica en sus paredes, te sentirás como si estuvieras en aquellos años gloriosos del henequén. Su espléndido arco doble morisco” del período colonial, es considerado el más bello de Yucatán. Si está en tus planes dirigirte a Uxmal, primero puedes visitar este mágico sitio en tu road trip, no te demorarás nada porque está a media hora de distancia de la zona arqueológica.