El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre uno de esas representaciones podemos mencionar al ben (b’en) que significa caña. Con base en la astrología maya, es considerado como uno de los signos que simbolizan el equilibrio y la renovación. Este glifo representa al color rojo y su punto cardinal es el este. De acuerdo al calendario maya Tzolkin, era el decimotercer día de dicho sistema de días.

De igual manera, el ben se le asocia a la abundancia y crecimiento de los granos del junco. Este sello cuenta con fortaleza, autoridad, confianza y conexión con el cielo y la tierra, por ello posee la energía del Caminante del Cielo que explora dicho espacio, aunque hay otros que afirman que no es así. La frase que los identifica es “explora el espacio”.

Las plantas del maíz y la caña ascienden al cielo para que florezcan al estar seguras de sí mismas y de su fuerza. Según el calendario Tzolkin, el ben destina energías provenientes de las deidades del universo a la Tierra, las cuales éstas pueden tener un cambio dependiendo de la intensidad con la que llegan en ciertos días. Solamente combinar este glifo con los tonos, podría detectar las frecuencias energéticas. El glifo anuncia el arribo del vástago del Dios en la Tierra, Quetzalcáti. Como dato, cuando el German Cortez llegó a estas nuevas tierras en 1519, los mayas pensaron que era la encarnación de Quetzalcáti. Del mismo modo, simbolizan a Kukulkán, la serpiente emplumada que cruza la línea del horizonte que ayuda a edificar un puente al cielo.

Las personas nacidas bajo este signo zodiacal maya se caracterizan por ser autoritarios, equilibradores o intermediarios en ciertas situaciones, por lo que son excelentes líderes. Su presencia y accionar son importantísimas para el mundo y para aquellos que los rodean. Suelen lograr sus planes y gozar de éxito al saber a dónde quieren dirigirse y cómo llegar, no requieren que los motiven porque sus conocimientos es su principal fuente de ambición, al igual que su seguridad. Son respetados y admirados por los demás cuando logran sus propósitos. Si en su camino se les presenta un desafío, lo aceptan sin pensarlo al significarle un reto.

Tienen la capacidad de batallar por su ideología moral y ético. Sin embargo, defienden a capa y espada sus ideales que podría ocasionar diferencias con sus semejantes o sentirse superiores, pero este tipo de actitudes pueden controlarse o desaparecer conforme pase el tiempo, lo que significa que esto sea su aprendizaje al aceptar que todos tiene su propia manera de visualizar las situaciones que se presentan a lo largo de la vida. Su principal desafío radica en aprender en admitir que todas las opiniones deben respetarse y ser valoradas. De esta manera, entenderá la naturaleza humana, algo sumamente clave en poner en práctica en la sociedad.

En pocas palabras, el ben recalca que se preste atención en la manera en que la persona se relaciona e interactúa con el mundo al presentarse oportunidades únicas de cambio. Precisamente, las creencias siempre están en constante cambio

En los días Ben se agradece por la salud que goza la comunidad por las energías recibidas. Particularmente en este día la energía cuenta con un inmenso poder equilibrador, así que dar gracias resulta demasiado beneficioso.