Ya estamos en el mes de octubre, mes muy esperado por los yucatecos para venerar a los fieles difuntos en las festividades el Hanal Pixán y para comer y degustar del exquisito manjar yucateco, el mucbipollo o mejor conocido como Pib. Yucatán tiene una maravillosa riqueza gastronómica, cultural y hasta mitológica. Dentro de la mitología maya existen varias criaturas, por mencionar una está el Bokol H´otoch, el revuelve cosas.

El Bokol H´otoch, bok´ol ja´ooch, bok´ol ooch cuyo significado de su nomenclatura es “espíritu en forma de zarigüeya”, también se le conoce como “el revuelve cosas” dentro de la mitología maya. Según las creencias, este zorro mitológico es un espíritu chocarrero que habitaba las viviendas de los antiguos pobladores de la Península de Yucatán. El significado de su nomenclatura es “espíritu en forma de zarigüeya”.

De acuerdo con las leyendas narradas por los campesinos, este ser adopta la forma de un zorro para que pueda merodear y emitir sonidos por debajo de la tierra durante las noches, con el propósito de sacarles varios sustos a los residentes de la casa donde habita. Generalmente, los ruidos que produce son arañar y tallar las paredes y techos de las chozas con sus afiladas garras y riéndose mismo tiempo para que despierte a los durmientes mientras él está escondido entre la oscuridad. Si el individuo al que quiere espantar no se despierta o asusta, empuja las ventanas con tal de lograr su objetivo.

Las personas que han sido asustadas por este fantasma, aseguran que roba las mazorcas de los campos de cultivos y desordena las cosas de los moradores, por ese el mote de “el revuelve cosas”. Sin embargo, este ente no supone un problema al ser humano, al Bokol H´otoch simplemente le fascina asustar a la gente.

¿Conocías a este ser del mayab? ¿Tus abuelos, padres o parientes fueron espantados por el Bokol H´otoch?