El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre uno de esas representaciones podemos mencionar al cauac (kawak) que significa lluvia o tormenta.  Con base en la astrología maya, simboliza los cambios y las lecciones que nos da la vida, ocasionando que las personas transformen su karma al olvidar su pasado y despejan todo lo negativo que habita en su interior. El cauac contaban con energía espiritual de la tormenta que puede influir en las personas y en las tierras. Este glifo es la representación del color azul y del punto cardinal oeste. De acuerdo al calendario maya Tzolkin, el día cauac era el décimo noveno y penúltimo de dicho sistema de días.

Dentro de la cultura maya, el cauac al igual que los demás glifos mayas, cuenta con un significado profundo que tiene que ver con la evolución espiritual, el movimiento de las energías que se dirigen al universo e influyen en la vida y en el destino de los seres humanos en la Tierra. Se representa a través de una nube cargada de lluvia en forma de pirámides invertidas cuyas gotas caen al suelo, provocando la formación es gigantescos lagos. De igual manera, el glifo es la representación de la tormenta que purifica y activa las fuerzas dinámicas, el cuidado, la compasión y acción nutritiva que se reúne en el universo y cae encima de la Tierra. Por otra parte, también es una alegoría del karma y de todo lo relacionado a la creatividad.

Con ciertas similitudes a los signos zodiacales griegos, los glifos mayas como el cauac designan las características, movimientos y rango energéticos de un día en específico. Dicha influencia recae en los fenómenos naturales que ocurren en el planeta, y en los pensamientos y acciones de la gente. La palabra clave que describe a los individuos nacidos bajo este signo es la transformación. Comúnmente, aquellos que nacen con este signo son alegres y con una actitud amigable, transformadora, multifacética, liberadores de la mente, agudos en las contradicciones y destinados a vivir una vida complicada.

Sin embargo, las personas cauac sienten que acumulan problemas o tienen la sensación de estar en el centro de los conflictos. Por este motivo, tienen compasión hacia sus semejantes, aunque son hipersensibles a lo negativo, suelen enojarse o entristecerse muy rápido. La mejor manera de contrarrestar esos sentimientos es mediante la práctica de actividades que les ayuden a distraer su mente. La hipersensibilidad les permite tener una imaginación muy activa y un corazón bondadoso que demuestran al concebir obras de arte y proyectos humanitarios. Se les facilita la enseñanza y el aprendizaje, pero suelen ser resentidos y muy exigentes con ellos mismos.

Con tal de lograr todos sus propósitos, se estresan demasiado y si no se cuidan, pueden caer en la gula o en la adicción de sustancias nocivas para el cuerpo. En cuanto a las relaciones, siempre intentará ayudar a sus amistades, mientras que amarán intensamente a su pareja y a su familia. En el ámbito laboral, las profesiones ideales para ellos son la pesca, la meteorología, la docencia, las artes visuales y creativas, etc.

El Códice de Dresde, considerado el documento más antiguo de la cultura maya al ser escrito entre los siglos XVIII y XIV, en sus páginas hay diversos jeroglíficos y datos astronómicos interesantes que referencian a la serie de la Luna, los ciclos de Venus y al Calendario Tzolkin. Gracias a este archivo se conoció el glifo cauac al utilizarse como un símbolo, cuya logografía ha sufrido metamorfosis conforme al estilo usado por el escriba.