Llena de misterios y enigmas, el sureste mexicano, y en especial el estado de Yucatán, posee una belleza natural incomparable, del cual sobresale los cenotes, fantásticos depósitos de agua, que antiguamente, fueron cavernas que se inundaron durante la última era glacial, dando paso a hermosos paisajes naturales. Tan sólo en Yucatán, existen 3 mil cenotes censados aproximadamente, de acuerdo al último estudio realizado por las autoridades yucatecas en 2019; sin embargo, los que ofrecen servicio turístico a nacionales y extranjeros, brindan una de las experiencias más emocionantes, que sólo se puede disfrutar en esta parte del mundo. Por la maravilla y lo enigmático que representan, decidimos realizar una pequeña expedición por algunos cenotes que te dejarán boquiabierto por su excepcional belleza, tanto, que no dudarás ni un instante en ir y disfrutar de sus aguas cristalinas.

– Cenote de Ik Kil –

Se encuentra ubicado a 3 kilómetros de la zona arqueológica de Chichén Itzá. Está rodeado de plantas exóticas y árboles que son el hábitat perfecto de cientos de aves silvestres como los cardenales, los tucanes, los loros, los cazadores de moscas, la turquesa mot-mot y muchas otras especies. El principal atractivo de Ik Kil es su cenote adornado de vegetación y para ver su profundidad se baja por unas escaleras de piedra para admirar su belleza desde distintos puntos.

– Cenote de Xkekén o Dzitnup –

Está localizado a 3 kilómetros del pueblo mágico de Valladolid. Se cuenta la leyenda que unas personas tenían un cerdito el cual siempre se adentraba al monte y cuando regresaba estaba lleno de lodo en épocas de sequía. Ante la incertidumbre decidieron seguirlo y dieron con el paradero del cenote y lo nombraron X´Kekén (cerdo en maya). Para acceder al cenote se entra por un agujero estrecho ya que es una caverna subterránea, pero al llegar se puede apreciar que el espacio no es tan reducido además de su vista espectacular.

– Cenote de Samulá –

Se encuentra en Dzitnup, comisaria de Valladolid. Es una hermosa caverna subterránea que te sorprenderá con su belleza natural y el amplio lugar. No solamente disfrutarás de sus aguas cristalinas, sino también de una larga caminata en sus alrededores que te dejarán maravillado. Para ingresar se desciende por unas escaleras de piedra, en el primer nivel se te permite ver desde lo más alto la belleza del sitio, en el segundo nivel lo podrás observar desde otro ángulo y en el tercer nivel te encontrarás una pequeña plataforma donde podrás nadar o echarte unos clavados.

– Cenote de Suytún –

Se ubica a 6 kilómetros de la carretera de Valladolid. Suytún es un parador turístico que tiene todos los servicios para que los visitantes pasen un día completo. Es una caverna subterránea rodeada de aguas de poca profundidad en la que podrás a ver a simple vista a peces de agua dulce. Hay un pequeño museo donde se exhiben piezas arqueológicas que fueron encontradas en el interior de la caverna.