El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre uno de esas representaciones podemos mencionar al chuen (chuwen) que simboliza al mono creador y artesano. Este glifo es la representación del color azul y del oeste, sitio donde se sitúa el sol y se realizan los cambios para comenzar a una vida superior. De acuerdo al calendario maya Tzolkin, los días chuén eran ideales para que el mundo maya resolviera sus problemas y pudiera realizarse proyectos o para llevar a cabo nupcias.

Para los antepasados, el chuén era la deidad de las artes y del conocimiento, identificado con el sol y por ello era considerado como un dios astral que con base con el Popol Vuh, fue el hermano de dicho astro. Ambas deidades estaban relacionadas con las actividades y creaciones artísticas como la armonía, danza y belleza. Prácticamente, el mono era al patrono de los artesanos y de los escultores, porque tenía la encomienda de tejer el hilo de la vida y las cuerdas del tiempo. Desde el Período Clásico, hay diversas representaciones del mono en vasijas que esculpía cabezas humanas y actos que aluden a la creación humana. En la zona arqueológica de Mayapán se halló un incensario efigie en forma de mono que representa a un escribano proveniente del Período Post-Clásico Tardío. El hallazgo sostiene en su mano izquierda una vasija con la silueta de un caracol, parecida a las vasijas que resguardaban la tienda que se usaban en el Período Clásico maya.

En cuanto a la cosmogonía maya, los monos simbolizaban a todo lo sagrado como al mundo subterráneo, movimiento, embarazo y a las primeras creaciones del ser humano, ya que los primeros humanos según el Popol Vuh fueron creados de madera para que adorasen a los dioses, pero como no tenían alma, fueron castigados por los señores supremos y se convirtieron en monos. Por el contrario, los gemelos Hunahpú e Ixbalanqué convirtieron a sus hermanos mayores Hunchouén y Hunbatz en el mono araña y mono aullador, a causa de que no soportaban los malos tratos que recibían originado de la envidia fraternal. Dichos hermanos se adentraron en la selva y nunca más regresaron.

La personalidad de aquellos que nacen bajo el horóscopo maya del mono son sociables y talentosos. Sin embargo, por su carácter suelen caer un poco en el narcisismo. Gracias a sus habilidades, las personas con este signo zodiacal maya pueden dedicarse a la música, a la actuación y en demás ramas artísticas. Para ellos no existen los obstáculos, a excepción de su propia holgazanería y a veces cuando inician alguna cosa, les cuesta finalizarla porque se desenfocan en ella porque se impacientan con tal de conocer el resultado final, cuidando el más mínimo detalle para que salga perfecto.