De acuerdo con muchas investigaciones, los mayas poseían una gran inteligencia en muchas ramas y la escritura no era la excepción por que se le considera como una de las más complejas. Desciframientos que hasta la fecha están incompletos, la mayoría de las palabras mayas tienen su respectivo símbolo jeroglífico.

El sistema escrito de los mayas se adaptaba al lenguaje oral de los textos. Estaba conformada por jeroglíficos, se cree que las primeras inscripciones descubiertas datan del siglo III a.C., y éstos se usaron hasta el arribo de los españoles en el siglo XVI. Entre las características de su escritura era la utilización de logogramas que se complementaban por glifos silábicos, un poco parecida a lo que es en la actualidad la escritura de Japón.

Cuando los primeros exploradores provenientes de España en los siglos XVIII y XIX, al visualizar los textos no pudieron entender nada, así que nombraron a la simbología como “jeroglíficos” por qué les recordaba a los símbolos de los egipcios. Mucho de los glifos se pintaban en objetos cerámicos, paredes, papeles (códices) y tallados en piedras y maderas, los cuales se han encontrado y se cree que las enterraron para salvarlas ante el inminente arribo de los conquistadores.

Ya en la época colonial, obispos españoles que llegaron a Yucatán aprendieron un poco sobre el sistema escrito de los mayas. Sin embargo, antes de que lo aprendieran, con la finalidad de adoctrinar a los indígenas quemaron muchos documentos, orden que dio el sacerdote Diego de Landa porque creía que éstos eran obra del diablo. Según la historia, después de haber efectuado la calcinación, la culpa y arrepentimiento le invadieron por lo que rescató parte de los textos y escribió el libro “Relaciones de las cosas de Yucatán”, la cual explicaba el estilo de vida de los mayas y sus creencias. En un apartado de la obra hay un “alfabeto maya” que sirvió como base para poder descifrar los manuscritos de los mayas. Con el propósito de convertir a los mayas en cristianos, el “alfabeto de Landa” se implicó en la creación de una ortografía latina.

  • Los materiales que usaban los mayas para escribir

Entre los materiales que empleaban para impregnar su escritura era los pergaminos hechos con piel de venados y jaguares, en huesos, artefactos de cerámica y arcilla, en cortezas de árboles y en las paredes. La pintura que utilizaban eran de origen vegetal. En el periódico clásico, el escribir y leer eran actividades que solamente podían hacer los sacerdotes porque lo consideraban como un privilegio. Ellos controlaban los escritos, aunque cuando llegó el periódico posclásico, se les enseñó a algunos gobernantes la escritura.

  • Los 4 códices mayas que persisten

Existen 4 códices mayas que han ayudado a entender los jeroglíficos.

    • Códice de Dresde (Codex Dresdensis): Este documento de maguey contiene 39 hojas (78 páginas) escritas en ambos lados, los cuales se pueden ver tablas astronómicas y matemáticas que se relacionan con los eclipses, el movimiento del planeta y sobre rituales de año nuevo. El códice se localiza en la biblioteca real de Dresde, Alemania.

    • Códice Peresianus: Su contenido es sobre relatos de los dioses mayas, nombre de los días, los meses y las fiestas. Además, hay información de las plantas medicinales. El códice está en la biblioteca Nacional de Paris, a comparación del de Dresde, es pequeño porque son 11 hojas pintadas en ambos lados.

    • Códice Tro-Cortesiano (Codex Tro-Cortesianus):  Trata sobre el almanaque adivinatorio, señalando las distintas clases de influencias de cada dios de la religión de los mayas ejercían. Se dividen en 3 tipos de deidades de acuerdo a sus influencias: los buenos, los malos y los neutros, quienes tenían presencia en los sucesos cotidianos de la vida de los mayas. El códice se ubica en el Museo de América en Madrid, España.

    • Códice Grolier: Se cree que se halló en una cueva de Chiapas. Se estima que el códice se escribió entre 1021 y 1154, siendo el más antiguo. Actualmente se alberga en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia en la Ciudad de México, bajo la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). No está expuesto al público.

  • ¿Quieres saber más los jeroglíficos mayas?

El Palacio Cantón tiene en exposición temporal “La palabra visible, escritura jeroglífica maya” hasta abril de 2020, dicha puesta cultural promueve el legado que dejaron los mayas en la escritura, abarcando su complejidad y trascendencia.