Desde la época de los mayas ya existían las clases sociales, y una de las maneras para poder diferenciarlos de unas de las otras era por la vestimenta que portaban, junto con adornos en la cabeza y joyas preciosas que adornaban sus atuendos. La vestimenta maya se caracterizaba por los colores llamativos y brillosos, cada clase social vestía diferente para representar su estatus dentro de las comunidades.

De acuerdo con varias investigaciones, no era difícil poder diferenciar las clases sociales de las comunidades mayas. Las prendas tenían la función de cubrir los cuerpos de los hombres y mujeres, y a través de éstas se diferenciaban a que rango social pertenecían dependiendo del tipo de materiales con que se fabricaban y de diversos adornos y joyas como complementos.

  • Vestimenta de la clase obrera y de las mujeres

La vestimenta de los obreros, era modesta y se solía acompañar de accesorios de madera y hueso. La principal actividad que desempeñaban las clases bajas era la agricultura, por eso tantos mujeres y hombres usaban trajes especialmente diseñados para que pudieran desempañar sus labores de manera productiva y a la vez protegerse por el trabajo que realizaban. La ropa de los agricultores consistía solamente de una falda corta llamada “patí”, la cual les permitía moverse fácilmente en los campos, y dejaban su torso descubierto. Algunos trabajadores adornaban su taparrabos de patí con bordados llenos de color, y solían personalizarlos para que fueran únicos y demostrar sus cualidades que poseían conforme mejoraban sus habilidades.

Las mujeres se ponían faldas largas y camisas amplias hechas de algodón (huipiles) y para tapar sus hombros, las cubrían con pañuelos coloridos. La gran mayoría de las camisas eran adornadas y bordadas con flores y tonalidades que emanaban alegría.

Las sandalias era el calzado por excelencia de los mayas, hecha de piel de venado y de otros tipos de pieles y adornada con ornamentos de huesos, el decorado dependía de acuerdo al estatus social. Las sandalias de las mujeres se diferenciaban de la de los hombres ya que eran más delgadas. Tanto mujeres y hombres en ocasiones se pintaban, en el caso de las féminas se ponían pintura en la cara, mientras que en los hombres era común que se pintaran la piel de negro hasta que contrajeran nupcias.

  • Vestimenta de la clase alta

Por otra parte, los nobles utilizaban ropas bordadas de plumas o piedras, además de ponerse cinturones grandes y calzar sandalias de cuero, sin olvidar la orfebrería en oro y de tocados con plumas. Con todos estos complementos, se hacia la distinción de las clases altas de las bajas. Usaban adornos en la cabeza como gorros en formas cónicas, diademas, pañuelos, sombreros, por mencionar algunos. Los líderes adornaban más sus vestuarios con pieles de animales, piedras y plumas. Las diferencias de vestiduras eran muy marcadas, sin embargo, lo único que tenía en común era la utilización de colores vivos. Cabe recalcar, que los mayas empleaban colorantes vegetales para impregnarlo en sus prendas y brindarles vida. Las tonalidades más utilizadas eran las amarillentas y azuladas. De acuerdo a la cosmogonía maya, el amarillo representaba el color de las serpientes vinculadas al submundo de los 9 infiernos y de los muertos, de igual manera expresaba igualdad con el maíz y la producción de este alimento. El azul era reservado para los dioses al representar a los 13 cielos, a los ríos, mares y lagos.

  • Las vestimentas en los rituales

En los ritos y ceremonias, los mayas se vestían con decoraciones y elementos que simbolizaran la prosperidad. El objetivo de los rituales era para que hubiera excelentes cosechas en las fechas que les correspondían, y también se llevaban a cabo en cada ciclo lunar. Los atuendos eran más llamativos y los mayas de poder adquisitivo exhibían sus mejores prendas con encajes de piedras hermosas, y decorados con plumajes. Los encargados de oficiar los rituales portaban prendas ligeras ornamentadas y una cola llena de plumas en parte trasera del atuendo.

  • El tejido, el regalo de la diosa Ixchel

El considerado verdadero arte maya era la del tejido, y éste se podía diferenciar de los destinos tejidos con varios colores. Su origen es considerado un regalo de la diosa de la luna y del amor, Ixchel, por que las mujeres según sus creencias, habían recibido el don de tejer por ella y por ese motivo, bordaban símbolos sagrados en las prendas como muestra de agradecimiento.

En resumidas cuentas, los mayas gustaban de vestirse adecuadamente con accesorios que remarcaban su clase social, siendo éstos su huella de identidad.