Ante la temporada de calor, no hay nada mejor que ir a las playas. Sus aguas refrescantes y cristalinas son un gran atractivo visual para los visitantes, convirtiéndolas en destinos para escaparte de la urbe y disfrutar durante todo un fin de semana de las maravillas naturales que ofrece Yucatán. Además de las tan conocidas playas de Progreso, Chicxulub Puerto y Telchac Puerto, te recomendamos otras que pertenecen a la costa esmeralda o conocida también como la costa de Yucatán.

– Uaymitún –

Es considerada como una playa virgen, abarca la zona de Progreso hasta Dzilam Bravo. Su arena suave y mar cristalino son ideales para relajarte. Tiene un mirador turístico en la orilla de la ciénaga donde podrás observar los flamencos y la fauna de la región.

– San Crisanto –

Es un poblado pesquero donde se puede realizar recorridos por los manglares y disfrutar de los 3 kilómetros de playa con la familia y amigos. Acampa o renta una cabaña en la orilla para visualizar los amaneceres y atardeceres que son extraordinariamente hermosos.

– Santa Clara –

Si tienes suerte, verás a los flamencos en las charcas que se encuentran en la entrada. El agua de la playa es clara y limpia con distintas tonalidades de verde esmeralda que contrastan con los rayos del sol. Es muy común ver a pescadores en la orilla zarpando o regresando de las embarcaciones.

– Dzilam Bravo –

Si te gustan las actividades ecoturísticas, esta playa es el lugar ideal para ti. Es una localidad pesquera, así que disfrutarás de deliciosos maricos. Al igual que San Crisanto, hay paseos en los manglares sin olvidar mencionar “Las Bocas de Dzilam”, reserva ecoturística conformada por rías y brazos de mar que se unen. El atractivo principal es el manantial de agua dulce, Xbuya Há y el cenote de Elepetén.

– San Felipe –

Playa cercana a Las Coloradas y Río Lagartos. Es una comunidad dedicada a la pesca, al llegar visualizarás casas de maderas pintorescas que enamorarán a tus ojos. En el muelle hay barcos pesqueros y tienes la posibilidad de rentar una lancha con un guía para recorrer las rías, apreciar los flamingos y otras aves. Al regresar del recorrido, solicítale al lanchero que te deje en la playa para que te bañes en las aguas claras de San Felipe.