Dentro de la mitología maya existen diversas criaturas que aterrorizaban a la humanidad a través de sus poderes malignos. De acuerdo con las creencias ancestrales, estos espíritus infligían sufrimiento y dolor. Si no conoces la historia de algunos de estos seres, te presentamos las historias del Ah Tabai, Itacai, Moo-tancaz, Xecotcovach y Tucumbalam

  • Ah Tabai
Ah Tabai del videojuego Assasin Creed

Conocido también como “Ah-tabai” o “Itakay” es un espíritu demoniaco que merodea en las ceibas esperando pacientemente a sus víctimas, que por lo general son mujeres. Cuando sus víctimas están cerca de él, adopta la forma de un hombre fornido y bien parecido para seducirlas y tener encuentros íntimos con ellas.

Una vez que logra su cometido, revela su verdadera forma para engullirlas. Agarra sus almas para llevarlas a Xibalbá, el inframundo maya, y se las ofrece a Ah Puch (dios de la muerte).

Es considerado la versión masculina de la Xtabay. Se cree que antes de convertirse en un ser maligno era la deidad de la caza y protector de los animales.

El significado de su nombre al español es “el hombre acariciador” o “el hombre que amarra o engaña” por derivarse de los vocablos mayas “ah” (aj, hombre), “táab” (amarrar, cuerda, injertar) y “báay” (acariciar).

En el videojuego de Assasin Creed hay un personaje llamado Ah Tabai.

  • Itacai

Son almas con silueta humana que habitan en lugares montañosos. Cada alma ocupa una montaña.

  • Moo-tancaz

Es un ave mitológica que posee plumaje púrpura o azul oscuro que le ayudan a camuflarse en las tinieblas. Durante la noche vuela sobre los poblados. De su pico emerge un veneno que, si ingresa en la boca de alguna persona que está durmiendo, morirá instantáneamente.

Se dice que mientras este pájaro está volando, emite sonidos similares al lloriqueo de los bebés. Con base en las leyendas antiguas, en el cuerpo del Moo-tancaz reside el espíritu de un niño que murió sin recibir el bautismo, por lo que nunca pudo llegar al cielo. Para alcanzar el tan anhelado descanso eterno, debe matar a otro niño que no haya sido bautizado para que su alma ocupe su lugar, ciclo que se repite una y otra vez.  Por ese motivo, las antiguas madres se cercioran de que sus hijos duerman con la boca cerrada

De igual manera se comenta que en su travesía lo acompaña el Tzitz-Moo-Tancaz, otra ave cuyo origen probablemente sea similar al Moo-tancaz.

  • Xecotcovach

Según el Popol Vuh, menciona que las divinidades intentaron crear a los humanos en varias ocasiones hasta que tuvieron éxito al crearlos con los granos del maíz. Sin embargo, en uno de sus intentos fallidos crearon a hombres de barro que tuvieron que ser asesinados por el pájaro llamado Xecotcovach porque el resultado no convenció a los dioses. Posteriormente, los concebirían con madera.

Cuando por fin pareciera que habían creado a los hombres perfectos, tuvieron que ser igual aniquilados, pues éstos carecían de corazón y raciocinio, poblaron de manera rápida el planeta e hicieron caso omiso a sus creadores. Por ello, el Xecotcovach al contemplar el incumplimiento de los hombres y acatando las ordenes de sus superiores, les extirpó sus ojos. Por su parte, el Camazotz (murciélago asesino) los decapitó y el Tucumbalam les rompió sus huesos, convirtiendo los esqueletos en polvo.

  • Tucumbalam

Como ya se mencionó, el Tucumbalan contribuyó al genocidio de los hombres de madera. Se encargó de dañar sus sistemas nerviosos y triturar sus huesos. Igualmente recibe el nombre de Tucurbalam (brujo búho).