Los dulces en Yucatán tienen una peculiaridad que los hacen distintos a las de otras entidades e inclusive, hasta de otros países. No sólo es por su delicioso sabor, sino también por sus colores y en la forma en que se elaboran artesanalmente. Tiene influencia de las técnicas mayas junto con la española y hasta francesa, cuyos orígenes es de la segunda mitad del siglo XIX, y gracias estas combinaciones dieron como resultado a estas golosinas totalmente exquisitas.

Cuando los españoles llegaron a Yucatán, trajeron varios productos, entre ellos el azúcar. Introdujeron la panificación y la repostería. Esto propició la elaboración de dulces, especialmente en los conventos, aunque esta práctica se extendió en los hogares. Se dice que las primeras maestras reposteras en el estado fueron las monjas concepcionistas, las cuales fueron traídas con el único objetivo de instruir a las mujeres yucatecas en varios aspectos, como la costura, los bordados y la cocina.

A los dulces típicos de la región se pueden dividir en 3 tipos: dulces de melado, de almíbar y tradicional.

En la actualidad se pueden encontrar distintos tipos de dulces en Yucatán, sobre todo en los mercados. Gozan de mucha popularidad entre la población, pero cada día más los extranjeros sienten curiosidad por probarlos.

  • Pasta de guayaba: De los dulces más conocidos de la zona. Se elabora moliendo y colando la pulpa de la guayaba, se hierve con almíbar hasta lograr su consistencia. La pasta se extiende en bloques grandes y cuando se enfría se corta en pequeños cuadrados.
  • Merengue: Sus ingredientes son claras de huevo y azúcar, pueden tener diferentes formas y colores, pero su sabor característico es el mismo. Tradicionalmente es vendido por los “merengueros”, comerciantes que llevan preparando y vendiendo más de un siglo de este caramelo. Sus presentaciones son como paletas y en bolitas artesanales como si fueran pastelitos. En épocas pasadas para vender el merengue, los vendedores mediante un juego de azar llamado “volado” decidían quien podía comerciar el producto, sin embargo, esta tradición ya no es tan común.
  • Barquilla dulce: Es la barquilla tradicional que se usa para los helados y de la distinguida marquesita. Está hecha de una masa con leche, huevo, mantequilla y un poco de harina para posteriormente freírla. Suelen venir en forma triangular como si fueran abanicos y se presentan en distintos colores.

 

  • Marquesitas: Considerados postre o dulce, es una especie de “taco” que en su interior tienen queso holandés o conocido aquí en Yucatán como el queso de bola. En los últimos tiempos se le han agregado cajeta, mermelada, queso crema o natilla de chocolate.
  • Zapotitos: Tiene forma de frutas pequeñas preparadas con pepita de calabaza y azúcar. Su consistencia es similar a la del mazapán y normalmente están recubiertos de canela. Tienen este nombre porque tradicionalmente se hacían con forma de zapote, fruta típica de la región. Los zapotitos se coloca en los altares de Hanal Pixán (celebración de día de muertos en Yucatán).
  • Cocoyol: En maya se le dice “Tuk che”. El fruto proviene de una palmera que la da en racimos con más de 200 “esferitas” ya que son redondos y al partirlo se obtiene una bolita semejante a una canica blanca. Para su preparación se requiere de agua, dulce de piloncillo y canela. Los cocoyoles se pelan y lavan para macharlos con un mazo de madera. Se echan en agua hirviendo con los pedazos del dulce de piloncillo y de rajas de canela. Cuando están bien cocidos, se echa más piloncillo hasta que la miel quede espesa.
  • Dulce de nance: Es un frutito de color amarillo característico de la península de Yucatán. Se hierve el nance en agua hasta que la cáscara se parte, cambiando el agua dos veces. Se agrega azúcar en un litro de agua caliente para elaborar el jarabe y luego se arrojan los nances cocidos y exprimidos ligeramente previamente. De esta manera se consigue el almíbar y el tan distinguido dulce de nance.

  • Dulce de ciricote: Se prepara similarmente al dulce de nance, sólo que al ciricote se le quita la cáscara y se remoja en agua de limón, se cuecen en almíbar de azúcar y a veces se le pone un poco de alcohol.
  • Dulce de papaya: Sus ingredientes son azúcar, canela, vainilla y por supuesto, la papaya. Se le quita la cáscara, las semillas y se corta en rebanadas. Se echa la papaya en almíbar con rajas de canela, piloncillo y se cuece a fuego lento por 20 minutos. Al terminar se deja enfriar para que obtenga el aspecto acaramelado y la consistencia suave.
  • Dulce de melcocha: Se tiene la creencia de que la melcocha es “celosa”. Cuando alguien ajeno al proceso de preparación está presente observando, la mezcla no rinde. Si la producción era para 100, se reduce hasta a 50. Sus ingredientes consisten de claras de huevo, miel, mantequilla, extracto de vainilla, anís, menta, cáscara de limón y colorante. Quienes preparan el dulce prefieren cocerlo en leña para que obtengan un delicioso sabor.
  • Cremitas de coco: Muy famosas en Yucatán y tienen diferentescolores, blanco, rosado o combinados. Están hechas precisamente de coco y harina(maicena). Vienen en presentaciones de cuadraditos con coco rallado y canela encima, o en vasito con cucharita y canela molida.

  • Caballeros pobres: Aunque su nombre no te alienta a comerlos, los caballeros pobres no tienen nada de “pobres” porque son “ricos” en sabor. Se podría decir que son una versión mexicana de las tostadas francesas, con la diferencia de que se le agrega un jarabe especial. Sus ingredientes son pan francés (barra), pasitas, rajas de canela, leche condesada, claras de huevo, leche y vainilla al gusto.
  • Atropellados: Son bolitas o pastelitos conformados de coco y camote.
  • Palanqueta: Son rectángulos de cacahuate con azúcar, glucosa liquida, margarina y grasa o aceite vegetal.