Muy pronto estarás visitando y disfrutando de los hermosos sitios de Yucatán. ¡Te vamos a esperar! Y de nueva cuenta te diremos ¡Bienvenido y EXPLORE Yucatán! Mientras tanto, ve planificando tu itinerario con los lugares mágicos y bellos de las tierras yucatecas. Entre esos hermosísimos lugares, apunta en tu lista el “Anillo de los Cenotes en Homún”.

Foto: @Tourscenotes

La nomenclatura de Homún se deriva de los vocablos mayas “ho” (cinco) y “mun” (tierno o no sazonado aún), su traducción al español sería “cinco tiernos”. Es un municipio muy conocido por sus hermosos cenotes azulados, y en este sitio puedes realizar la ruta del anillo de los cenotes. Según datos históricos, en este lugar le perteneció al cacicazgo de los Hocabail-Humúny antes de la conquista de Yucatán a cargo de los españoles. Si eres amante de la naturaleza, de la aventura y quieres tener un contacto más cercano a Yucatán, cuando todo regrese a la normalidad debes conocer los cenotes de este pueblo, ya que los mayas consideraban que estos pozos naturales eran la entrada al inframundo maya, Xibalbá.

Foto: @HoolKosom

Puedes realizar este tour por tu propia cuenta o bien, contratar los servicios de los mototaxistas y tricitaxistas para que te lleven a los distintos cenotes. Para cuidar de estas maravillas naturales, se recomienda no ponerse bloqueador solar para no contaminarlos, respetar los espacios, no tirar basura y respetar a la fauna. Se puede rentar chalecos y salvavidas para mayor seguridad.

– Cenote Santa Rosa –

Es un cenote de tipo cerrado, para ingresar es a través de una cavidad y una escalera de madera que mide alrededor de 7 metros, bien iluminada para poder apreciar los detalles del cenote. Se ubica a unas cuadras de la entrada principal, es atendida por los lugareños que siempre te recibirán con una gran sonrisa. Además, puedes adquirir artesanías hechas por artesanos locales.

– Cenote Tza Ujun Kat –

Foto: @carlosjr84

Es uno de los cenotes más conocidos de Homún y de fácil acceso, se localiza en la entrada del poblado y es apta para toda la familia por tener zonas bajas para que los niños puedan nadar. Tiene un orificio arriba, permitiendo la entrada de los rayos solares en el agua, creando un ambiente sumamente relajante. Mide 12 metros de caída libre, su espejo es de 30.5 metros de largo por 21.40 metros de ancho, con una profundidad máxima de 18 metros. En los alrededores hay estalagmitas y estalactitas que se formaron hace muchos años.

– Cenote Santa Cruz –

Para entrar a este cenote cerrado, es a través de una caverna y unas escaleras de madera cuya profundidad es de 5 a 8 metros aproximados. Sus aguas tersas y cristalinas te enamorarán inmediatamente, es ideal para chicos y grandes. El parador tiene un área de descanso y puedes dejar tus cosas para mayor comodidad. Cuentan con un área de acampar.

– Grutas y Cenote Candelaria –

Además de los cenotes, en Homún hay grutas. Estas cavidades constan de 2 cuerpos de agua, se encuentran estalactitas, estalagmitas y fósiles de conchas marinas. Este tipo de cenotes es más aventurero, si van niños deben ser supervisados por adultos. Te sentirás como si fueras un aventurero explorando las profundidades de la tierra, debes tener en cuenta que el sito está iluminado en un 50%, así que ten cuidado al pisar, pero no te preocupes, siempre te acompañara un guía. Como el cenote Santa Cruz, hay una zona de camping y palapitas para descansar después de la aventura.

– Cenote Bal-Mil –

Foto: @krisperkan

Si quieres mitigar el calor, el cenote cerrado de Balmil es una buena alternativa. Para llegar a éste se desciende por una escalera de 7 metros, en los interiores se hallan huellas de manos en barro, los cuales probablemente datan desde la época de los mayas. Este cenote es uno de los que alberga más historias por ser un sitio sagrado donde se realizaban ofrendas y rituales, se cuenta que solamente los sacerdotes mayas podrían ingresar a ella.

– Cenote Yaxbacaltún –

Es de los favoritos de los viajeros por su hermosura. Dice la leyenda que en el pueblo había un campesino que sembraba maíz, para su mala fortuna, nunca brotaban por las piedras calizas del lugar. Tras desesperarse, les oró a las deidades mayas para que le brindaran un milagro para tener cosechas de maíz, los pobladores dicen que un día desapareció y no se le volvió a ver. No obstante, en el sitio apareció una mazorca que brotó de una piedra, la gente consideraba esto como una especie de maldición porque nunca se había cosechado nada en esas tierras, además de la desaparición del hombre. Las personas decidieron quitar el elote y para su sorpresa, el suelo comenzó a abrirse, fue así que surgió el cenote Yaxbacaltún que en maya significa “mazorca sobre piedra”.

– Cenote Hool Kosom –

Foto: @luzanghela_26

Estar en este cenote es como si estuvieras en un domo por su forma. su nombre significa “agujero de golondrina” por derivarse de los vocablos mayas “Jool” (agujero) y “Kosom” (golondrina). Aquí podrás refrescarte en sus aguas turquesas, los álamos te guiarán a la entrada ya que este tipo de árboles son indicadores de la presencia de un cenote. Tiene una abertura por donde el sol ilumina las aguas, querrás apreciarla.

– Cenote Canunchén –

Es el cenote más grande conformado por el anillo de los cenotes. Sus aguas verdosas y cristalinas te refrescarán, para llegar a ellas se baja por una escalera de 15 metros para llegar a una plataforma de madera. Se tienen habilitado cuerdas para que puedas agarrarte y si quieres echarte unos clavados, hay plataformas para que puedas realizarlo o tirarte al agarrarte de una cuerda y después soltarte de ésta. Su profundidad es de 10 metros.