Muy pronto estarás visitando y disfrutando de los hermosos sitios de Yucatán. ¡Te vamos a esperar! Y de nueva cuenta te diremos ¡Bienvenido y EXPLORE Yucatán! Mientras tanto, ve planificando tu itinerario con los destinos mágicos y bellos de las tierras yucatecas. Entre esos hermosísimos lugares, apunta en tu lista a las Grutas de Balankanché.

Ubicada a 6 minutos de Chichén Itzá, las Grutas de Balankanché son un destino turístico imperdible si visitas la “Séptima Maravilla del Mundo”. Perteneciente al poblado de Tinum, Yucatán, su significado traducido al español es “El Trono del Jaguar” por derivarse de los vocablos mayas “báalam” (guardián mitológico de los montes, jaguar, o cargo sacerdotal maya) y “k´áanche´ (banquillo, trono). El motivo de su nomenclatura se debe porque en la época maya, en este sitio se llevaban a cabo ritos ceremoniales en honor al dios maya de la lluvia y el agua, “Chaac”.

Al ingresar en las cavernas, podrás apreciar formaciones rocosas como las estalactitas y estalagmitas. Su principal atractivo se encuentra a 200 metros de la gruta y es el “Trono de Balam”, un altar que da nombre a estas cuevas donde los antiguos mayas hacían ceremonias. En su momento se encontraron incensarios, platos pequeños, metates, objetos cerámicos, conchas, pedazos de jade, joyas preciosas, esculturas de la divinidad Chaac, huellas de manos en las paredes y vasijas que datan del período clásico (200-300 d.C) y Post-Clásico Temprano (900-1200 d.C.).

En el mismo lugar, apreciarás una estalactita que tiene la apariencia del árbol sagrado de los mayas, a esta formación se llama “La Ceiba Sagrada”. En las civilizaciones mesoamericanas prehispánicas, a las cavernas se le consideraba la entrada al averno, los mayas veían a la ceiba como la entrada a Xibalbá, las grutas eran la unión del cielo, tierra e inframundo.

Si quieres explorar las Grutas de Balankanché, hay recorridos guiados con horarios en español, inglés y francés, conocerás sobre su importancia en la cultura maya y su valor histórico. Además, el Parador Turístico de Balankanché tiene un museo con imágenes y fotografías las cuales explican sobre los ritos sagrados que se realizaban en el interior de las grutas.

Entre las recomendaciones para visitarlas es usar ropa de algodón, un calzado resistente y una cámara fotográfica para tomar espectaculares fotos, siempre y cuando la cuides de que no se estropee.