Las esquinas de la Ciudad Blanca tienen historia y una gran característica que tienen, es por ser conocidas mundialmente desde la época colonial. Hasta la fecha, algunas esquinas existen, se les daba un nombre en particular por algún suceso que haya pasado o por haberse encontrado un objeto. En esta doceava parte te traemos otra lista y te explicaremos el porqué de su respectivo nombre.

– El Colonial (Calle 57 x 62 Centro) –

En esta esquina se localiza un edificio que hace muchos años fue un importante cine de la ciudad, el cual fue demolido para la construcción del actual estacionamiento. En una pared de la fachada está empotrada una placa con el nombre “El Colonial”, el cual fue además un teatro que trajo entretenimiento y diversión por años a los meridanos. Inaugurado el 2 de noviembre de 1934 con una función de gala, el establecimiento era propiedad de D. Ildefonso Gómez, amante del espectáculo quien adquirió la casona ocupada anteriormente por un comercio llamado “La Perla” quien pertenecía a Sr. Enrique Gil Sorribes.

En el Colonial se presentaron temporadas de revista musical, comedias y otros programas muy exitosos en su tiempo en los que tomaron parte destacados artistas yucatecos como los actores Héctor, Daniel (“El Chino”) y Mario Herrera, el músico D. Carlos Pinelo Río y el escritor D. Fernando Mediz Bolio. Aquí se estrenó en1938 “La tierra del faisán y del venado” del poeta Antonio Mediz Bolio y también actuó la popular actriz “Mimí Ginés” con obras como “La gatita blanca” o “Las musas latinas”. El celebrado espacio funcionó hasta 1944 después de una década de gran actividad. Con la reestructuración del edificio se retiraron del pórtico de la entrada principal los bustos del Lic. Delio Moreno Cantón y el maestro José Jacinto Cuevas que ornamentaban este acceso.

Durante la década de los 50´s, el teatro pasó a ser un cine, manteniendo el mismo nombre. A medios de los años 80´s a este sitio se llamaba “Cine Premier” hasta que a finales de los 90´s lo cerraron, y en su lugar construyeron el estacionamiento de 3 pisos. Tenía capacidad para un total de 1,200 butacas: 900 en la parte baja y 300 más en la parte alta. Hasta la fecha existe el estacionamiento, además de que en el inmueble se encuentra un famoso restaurante.

Otro dato más antiguo y aderezado por la imaginación remite a la novela histórica “La hija del judío” de Don Justo Sierra O´Reilly quien ubica precisamente en el predio número 481 de la 57 x 62 la residencia de uno de sus personajes: un caballero español de alto relieve social y político a quien su novela llama “D. Alonso de la Cerda” quien hipotéticamente habitó la casona a mediados del siglo XXI.

– El Ómnibus (Calle 61 x 62 Centro) –

Esta esquina ya recibía el nombre de “El ómnibus” en la relación que registra Gonzalo Cámara Zavala en 1948, debido a que en 1889 se estableció el primer urbano de camiones de tracción animal para pasajeros. Se le llamaba entonces “ómnibus” aunque años después se cambiaría la palabra a “guagua” que pervivió por largo tiempo. Hoy en día en la esquina se encuentra el Centro Cultural Olimpo.

– Otras esquinas (sin placas) –

A pesar de que en muchas esquinas todavía existen con sus respectivas placas, en algunas ya no las tienen como “El Polvorín” en la calle 60 x 103 por que según se dice, en ese cruzamiento hubo una explosión. Otro ejemplo es “El Motor Eléctrico” en la calle 49 x 62, porque según había una máquina que funcionaba.