Considerado como patrimonio ferrocarrilero de México, La Estación de Ferrocarriles se construyó entre 1913 y 1920 por el arquitecto Carlos J. S. Hall, siendo quizá el único ejemplo de Mérida del llamado “primer estilo neocolonial” que seguía una tendencia que se originó en el nacionalismo post-revolucionario promovido por el aquel gobierno de aquella época en el territorio mexicano, y cuyo uso no proliferó en Mérida.

  • Primera estación ferrocarrilera en Mérida

Se tiene datos que los ferrocarrileros comenzaron a funcionar en Mérida en 1881, en una estación que se situaba en el barrio de Mejorada, cercano al Cine Alcázar (hoy un estacionamiento). Ante el crecimiento de la industria del henequén a la par del crecimiento de la ciudad en aquellos años, se tuvo que ampliar las vías de comunicación. Fue así que, en 1874, se aprobaba la primera ruta ferrocarrilera de Mérida hacia el puerto de Progreso y su edificación finalizó en julio de 1881 y siendo inaugurada la estación el 16 de septiembre del mismo año. Entre los servicios que ofrecía era la comercial y a pasajeros. Sin embargo, laboró por poco tiempo y en 1910 surgió la propuesta de edificar una nueva estación.

  • Surgimiento de La Estación de Ferrocarriles

La Estación de Ferrocarriles de Mérida se comenzó a construir en el año de 1913 en la antigua vía férrea de Mérida-Progreso y siendo inaugurara el 15 de septiembre de 1920. El lugar muestra la incorporación de elementos y rasgos de la arquitectura tradicional mexicana a las estructuras del porfiriato. Techado originalmente con lámina galvanizada sobre estructura de madera, en el exterior hay arcos de medio punto de inspiración y herencia colonial para remarcar los corredores, así como de remates irregulares en los caballetes y las molduras de las ventanas que imitan canteras coloniales y arcos pétreos. Las ventanas dobles o triples, así como las torres y minaretes tienen reminiscencias de la arquitectura de la dominación islámica de España. Entre las rutas que tuvo se conectaba con Progreso, Tizimín, Tekax, Sotuta y el Estado de Veracruz.

Se tiene conocimiento que para llegar a la capital del país en la década de los 60´s, la ruta más rápida era mediante el ferrocarril. Por este motivo, artistas, deportistas, músicos, entre otros, arriban a Mérida en este medio de transporte. De igual manera, llegaban alimentos, herramientas, materias primeras para preparar cerveza y demás objetos de necesidad que posteriormente, se guardaban en las bodegas de la estación. Al igual que la el negocio henequenero crecía, el cervecero no se quedaba atrás y se construyó una planta cervecera que actualmente ya no existe y en su lugar se encuentra una plaza comercial.

Con el pasar de los años, la estación fue perdiendo protagonismo y entró en una etapa de deterioro en los años de los 80´s a causa de las políticas del gobierno de dejar a un lado el proceso de transformación de la paraestatal de Ferrocarriles Nacionales de México.

  • Resurgimiento

Tras estar haber cerrado sus puertas por muchos años, en 2004 parte de la estación resurgió ya que en ese año se fundó la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY) y siendo restaurada por el Gobierno del Estado desde 2007, que en la actualidad consta de un área académica con aulas, talleres, área administrativa y espacios públicos.

  • Conoce parte de la historia del ferrocarril

El 1 de noviembre de 2002, se inauguró el Museo de Ferrocarriles que difunde parte de la historia del ferrocarril de la península con la exhibición de vagones y locomotoras que datan de a inicios del siglo XX.

    • Dirección: Calle 43 x 48 y 46, Centro.
    • Horario: Lunes a sábado de 10:00-14:00 hrs. Domingo de 9:00-14:00 hrs.
    • Precios: $20 pesos adultos, $10 pesos niños.

Más info en “Museo de los ferrocarriles de Yucatán MFY.AC