Las esquinas de la Ciudad Blanca tienen historia y una gran característica que tienen, es por ser conocidas mundialmente desde la época colonial. Hasta la fecha, algunas esquinas existen, se le daba un nombre en particular por algún suceso que haya pasado o por haberse encontrado un objeto. En esta primera parte, te traemos una pequeña lista y te explicaremos el por qué de su respectivo nombre.

“La Cruz Verde” (Calle 64 x 65 Centro)

De acuerdo a las anécdotas ilustradas de Carlos Mex, seudónimo de Eduardo Urzaiz, estuvo empotrada una cruz pintada en color verde, refiriéndose al regidor municipal, Don Chano Escalante. Se reeligió en varias ocasiones y cuando alguien le preguntaba que cuando dejaría el cargo público, él respondía: “Cuando la cruz verde madure”.

“El Gallito” (Calle 63 x 60 Centro)

El edificio se construyó en el siglo XVIII, en sustitución de una construcción austera. Durante la intervención de Francia, la emperatriz francesa, Carlota Amalia, se reguardó en la edificación siendo su residencia de manera temporal cuando estuvo en Mérida. Cuando desembarcó en el puerto de Sisal, caminó a la Ciudad de México en el año de 1865. El edificio fue oficina del primer telégrafo de Mérida-Sisal, permitiendo restablecer en esa época la comunicación de Mérida con otros sitios del mundo.

“Los Peones” (Calle 63 x 62 Centro)

Ubicada en el cuadro de Mérida, se llama así por la panificadora de apellido Peón, varias familias fueron dueñas de esta esquina. Hasta la fecha la panadería sigue funcionando. En esa misma calle pero del predio 508, el 12 de enero de 1843 nació José Peón Contreras, reconocido novelista y poeta yucateco.

“El Orfanato” (Calle 63 x 66 Centro)

El nombre hace referencia al antiguo orfanato de niños que se instaló, construido en terrenos pertenecientes al convento de monjas concepcionistas.