De las Avenidas más emblemáticas de Mérida, el nombre es en honor a los conquistadores españoles y fundadores de la Ciudad, Don Francisco de Montejo y su hijo Francisco de Montejo, “El Mozo”, cuyo monumento da inicio al Paseo de Montejo en el Remate, a unos metros del Parque y Mercado de Santa Ana, donde podrás degustar de platillos típicos yucatecos como los panuchos, salbutes, papadzules y más.

El considerado Oro Verde (henequén) ayudó en la construcción de la Avenida en el gobierno de Guillermo Palomino. En enero del año 1888 con las aportaciones de comerciantes y hacendados, se concretó el proyecto con el fin de modernizar a Mérida y para que sea un punto de encuentro. La primera piedra que se puso para dar inicio a la construcción fue el 5 de febrero de 1888 y finalizó en 1904 durante el mandato de Olegario Molina Solís.

Si exploras Paseo de Montejo caminando o en transporte, visualizarás el Palacio Cantón, La Quinta Montes Molina, La Casa del Minarete, Las Casas de las Gemelas y de edificios de la época hasta llegar al final, el Monumento a la Patria, obra del escultor colombiano Romulo Rozo.

Los sábados son Noches Mexicanas en el Remate de Paseo de Montejo y los domingos se cierra la Avenida por la biciruta, aprovecha de ese día para apreciar la hermosura de Paseo de Montejo.