Además de la comida, dulces, velas y otros elementos que conforman los altares de hanal pixán, las flores adornan las ofrendas y armonizan la decoración. En estas fechas, el mercado Lucas de Gálvez luce completamente colorida de éstas para comprar manojos y ramos.

  • Cempasúchil: Coloridas y aromáticas, en Yucatán se le conoce como “X´pujuk”. La tradición dice que éstas sirven para como guía para las almas por sus características visuales y olfativas. Desde la época prehispánica se le considera como una flor ceremonial o flor de muertos.

  • Cresta de gallo: En la región se le conoce como “X´tés o xtees”. Son llamativas por su forma, tonos y textura. Pertenece a la familia de la celosía y existen aproximadamente 50 especies. Su etapa de floración inicia a partir de septiembre y finaliza en diciembre.

  • Chaksi´ink´in: Su nombre científico es caesalpinia pulcherrima. Sus hojas suelen ser pequeñas en tonalidades amarillentas, anaranjadas y rojizas.

  • Bugambilias: Sus colores van desde el blanco, rojo, naranja y lilas. Pertenecen a la familia nyctaginaceae y se divide en 7 géneros y 11 especies en Yucatán. Tiene propiedades medicinales en el tratamiento de enfermedades gastrointestinales y respiratorias.

  • Balché: Es una especie endémica cuyo árbol da flores lilas-moradas, sus raíces se utilizan para la preparación de la bebida del mismo nombre que se pone en los altares de hanal pixán. Las florecillas se colocan en el altar.

  • Ruda: Se coloca ramas de esta flor en los altares por ser aromáticas y por sus tonalidades verdosas. Sus flores son amarillentas.

  • Amor seco: De pétalos blancos y polen amarillo. En otras zonas del mundo es conocida como masiquía, chipaca, romerillo blanco y margarita silvestre.

  • Albahaca: Es una hierba aromática que suele crecer en los montes, llegando a crecer 60 centímetros de alto. Se utiliza para quitar los dolores estomacales y los resfriados. En Yucatán se le conoce como Xkakaltún (albahaca silvestre).