A 45 minutos aproximadamente de la capital yucateca, se encuentra el poblado de Sotuta de Peón perteneciente al municipio de Tecoh. Actualmente siendo un destino turístico predilecto para quienes disfrutan de evocar el pasado henequenero de la región yucateca, en este sitio se localiza la Hacienda Sotuta de Peón, una de las tantas construcciones emblemáticas que resplandecieron durante los siglos XIX y XX que dejaron una importante derrama económica en el Estado.

Su nomenclatura está conformada por las palabras “Sotuta” que significa “agua que da vueltas” por derivarse de los vocablos mayas “suut” y “suta´an” que es la contracción de “sotut” (vuelta) y “há” o “á” (agua), mientras que “Peón” es un apellido de origen español. En su época de esplendor la hacienda emitió monedas, en el reverso de éstas se puede leer la inscripción “A.L. Peón” que acreditaban a esta persona como su propietario.

En pleno siglo XXI, la Hacienda Sotuta de Peón que data a finales del siglo XIX, es una de las pocas haciendas que siguen funcionando y al todavía producir henequén. Explorar este inmueble histórico te transportará a las épocas gloriosas que se vivieron en Yucatán cuando se comercializaba y exportaba en todos los rincones del mundo al que por muchos años consideraron el “oro verde”: el henequén.

Los recorridos narrados por un guía, consisten en visitar los campos de henequén, cabalgar en los alrededores de la finca, explorar la casa museo, apreciar la maquinaria en la Casa de Máquinas, conocer el cenote Dzul-Ha (“Caballero del Agua” traducido al español) y deleitarte de la gastronomía yucateca en el restaurante donde ofrecen lo mejor de la comida típica del Estado.

Incluso, cuentan con el servicio de spa que brindan masajes con plantas del territorio yucateco, o bien, darte un tradicional baño de vapor conocido como “temazcal” como lo hacían los antiguos mayas, pues creían que darse este tipo de baños curaban sus enfermedades.

Entre las experiencias que vivirás en Sotuta de Peón son la de ver a los trabajadores mostrando sus habilidades con el henequén, quienes amablemente te explican los procesos del cultivo del agave, abordar trucks arrastrados por mulas, nadar y refrescarte en el cenote, degustar platillos deliciosos, por mencionar algunas actividades, para que sientas que estás en otra época a la que estamos viviendo en la actualidad.