Comer es uno de los placeres de la vida, la comida yucateca cuenta con una infinidad de sabores y aromas que enamoran los sentidos del gusto y del olfato. El huevo con chaya es un platillo que se degusta ya sea en el desayuno o almuerzo, un manjar casero que no requiere de mucha inversión de tiempo para cocinarlo y rico en vitaminas.

Los huevos revueltos con chaya es una exquisitez hogareña que se come en las tierras yucatecas y en gran parte de la Península de Yucatán. Ya sea para desayunar o almorzar, este manjar es sumamente delicioso y se prepara fácil. La chaya (o chaay del maya) es una especie de espinaca con alto contenido vitamínico, rico en proteínas, fibra y hierro, siendo así un superalimento para la salud. Además, tiene usos medicinales como combatir las piedras en los riñones, ayuda en los problemas circulatorios, al colesterol alto, alivia las hemorroides, la gastritis, la colitis, e incrementa el calcio de los huesos.

La chaya es uno de los tantos ingredientes de la cocina yucateca, cuyo sabor es indescriptible al probarlo con unos deliciosos huevos revueltos. El cultivo de la planta no es difícil, sólo se requiere cortar una rama del nacimiento del tallo de la mata, y dejarla secar para cavar un hoyo pequeño en la tierra y plantarla de manera vertical. Con los debidos cuidados, tendrás una hermosa planta de chaya.

Antes de cortar un par de hojas del tallo, se tiene la creencia que se le debe “pedir permiso” para que ésta no te pique o provoque ronchas en la piel con el líquido blanquecino que emana al cortarla.

El modo de preparación no es complicado, lava muy bien las hojas y ponlas en una olla con agua y caliéntalas a fuego lento de 15 a 20 minutos. Escurre el agua y pícalas con un cuchillo hasta tener pedacitos pequeños. Calienta el sartén, agrégale un poco de aceite y deja que se caliente a fuego lento. Cuando ya esté caliente, pon la chaya picada, puedes poner tomate o cebolla al gusto y muévelos por un par de minutos con una espátula o cualquier otro utensilio. Por último, quiebra la cáscara de los huevos y vacía la clara y la yema, revuélvelos junto con la chaya e ingredientes anteriormente puestos, y mueve por unos minutos.

Para darle un mejor sabor al huevo con chaya, añade platanitos fritos, y chile habanero.  Sírvete un plato de frijol colado y un par de barras o pan francés. ¡Comerás exquisito!