El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre una de esas representaciones podemos mencionar al Ik (Ik´, iik’) que significa viento. Con base en la astrología maya, se le considera como un signo que simboliza la sapiencia y los procesos comunicativos espirituales vinculados con la vida. Este glifo maya representa al color blanco y al punto cardinal norte. De acuerdo con el calendario maya Tzolkin, es el segundo día de dicho sistema de días.

Los antepasados valoraran a este sello en forma de “T” que surgió en la época preclásica de su historia porque eran creían en las energías universales y naturales que los ayudaron a desarrollar sus conceptos astronómicos, matemáticos, religiosos y relacionados con las labores del campo que les permitieron obtener una amplia conciencia. El Ik pertenece al desarrollo de la vida de las antiguas comunidades indígenas.

Además, alude al enfado y violencia que se representaba por medio de lloviznas que provocaban inundaciones. Por este motivo, este horóscopo maya posee cualidades dualistas: lo positivo y lo negativo.

Los pueblos mayas lo percibían cuidadosamente por su dualidad, pues el viento poseía un vínculo con los espíritus malignos, fenómenos meteorológicos y dolencias en el cuerpo y en la mente, ya que pensaban que las ráfagas ingresaban en los cuerpos que provocaban enfermedades, pero al mismo tiempo las corrientes de aire brindaban vida al ser un símbolo de nacimiento de todos los seres vivos.

Dichas energías purificaban y guiaban a la luz para alcanzar la energía vital y a los espíritus de los seres queridos si se lograba tener un equilibrio de las energías positivas y negativas.

Basándonos en el calendario Tzolkin, este símbolo pertenecía a la fase cambios y movimientos de la energía en el planeta al usarse con sumo respeto para comprender su papel. En este día los individuos solicitaban fuerza y salud emocional y mental para resolver sus problemáticas emocionales y los cambios repentinos de humor.

Entre las enseñanzas que transmite son el saber cómo relacionarse y administrar las responsabilidades que conlleva la vida, aprendiendo a tomar decisiones importantes y aceptar los acuerdos. Durante el acontecer diario se adquieren conocimientos que pueden ser aplicados, solo basta con abrir la mente y los ojos con el propósito de indagar lo pasará en el futuro.

Los nacidos bajo este signo maya se caracterizan por su inteligencia y habilidades comunicativas que les permiten desenvolverse y ser personas versátiles y multifacéticas, adaptándose a cualquier tipo de entorno debido a su intelecto y destreza mental, aunque por la dualidad que poseen en ocasiones se les complica decidir o comprometerse en algo.

A pesar de lo anterior descrito, gozan de una fortaleza vital que los invita a reflexionar de sí mismo y de los espacios que lo rodean.