El sistema escrito de los mayas está conformado por cientos de símbolos y glifos, cada uno tiene su respectivo significado. Entre uno de esas representaciones podemos mencionar al kan (K’an) que significa semilla o lagarto. Con base en la astrología maya, simboliza sapiencia, flirteo, el tiempo, la vida y crecimiento en el planeta. Este símbolo se relaciona con la madurez y abundancia, ya que de manera etimológica proviene del “desenredo” y “enredo”, es decir, es la red que resguarda el maíz, alimento con el que fue creado la humanidad por las deidades mayas a su imagen y semejanza. Este glifo maya representa al color amarillo y su punto cardinal es el este. De acuerdo con el calendario maya Tzolkin, es el cuarto día de dicho sistema de días.

Antiguamente, el kan simbolizaba el cultivo de las mazorcas en los campos indígenas. Del mismo modo, evocan a la germinación, madurez sexual y al agradecimiento por la abundancia. Por ello, tiene un nexo con el glifo maya del Imix por también representar a la abundancia y fertilidad.

Las comunidades mayas crearon al kan en su calendario en la época preclásica cuando estaban conformando con precisión y exactitud los días del Tzolkin. Fue tallada en las paredes de piedras y escrito en los códices mayas.

Entre las enseñanzas que transmite el horóscopo es encontrar un balance para no caer en los excesos e infligir daño o enfermar a las personas con las que tratamos en nuestro acontecer diario. En el día cuatro es de vital importancia tener un acercamiento con la naturaleza y con nuestros semejantes al mostrarles empatía, concebir nuevas amistades y reconectarnos con el entorno que nos rodea.

Los nacidos bajo este signo maya, poseen una impresionante sabiduría en varias áreas que les permite crecer como si se tratasen de una semilla en pleno desarrollo cuando germina. Los kan gozan de una buena salud si no se exceden, aunque si no tienen cuidado ellos mismos pueden ser su perdición al derrochar demasiado romanticismo y sensualidad. Si tienen un equilibrio florecerán espiritualmente y transmitirán sus conocimientos a los demás que les permitirán crecer y madurar. Sin embargo, requieren de pasar tiempo a solas por ser independientes. Según la cultura maya, los kanes priorizan a su familia y a sus amigos por ser importantes en sus vidas.