Leydy Aracely Pech Martín de 55 años de edad quien se dedica a la apicultura y con casi 10 años de liderar una batalla legal contra el modelo agroindustrial de Monsanto y de todos los modelos que se han impuesto en México que han ocasionado mucho daño a su localidad, todos sus esfuerzos por fin han dado sus primeros frutos tras ganar el Premio Medioambiental Goldman 2020, distinción que se entrega anualmente a 6 activistas para reconocer sus esfuerzos y por defender al medio ambiente y a la naturaleza, repartidos en 6 categorías distribuidas en distintas zonas geográficas: África, Asia, Europa, las naciones insulares, América del Norte, América Central y América del Sur.

Originaria de Hopelchén, Campeche, que delimita con la frontera de Yucatán y que traducido al español significa “lugar de los cinco pozos” por derivarse de los vocablos mayas “jo´o” (cinco), p´éel (clasificador numeral para cosas y objetos inanimados) y ch´e´en (pozo), es conocida como “la guardiana de las abejas” o “la dama de la miel” por sus conocidos, la apicultora lideró una disputa legal contra los transgénicos y pesticidas que se usaron en su pueblo que lamentablemente, fue afectado por la contaminación tóxica de la agricultura industrial y la deforestación que dañó específicamente a los ecosistemas donde habitan las abejas. Luego de casi una década de luchar y defender el hábitat de las abejas y a las comunidades mayas, la activista finalmente ganó la contienda ante el mayor fabricante de semillas del mundo.

La defensora maya cuenta con algunos colmenares que le ayudan a solventar sus gastos al igual que muchas familias que viven en Hopelchén que dependen de la producción de la miel. En compañía de otras mujeres de la región, se dedican a la crianza y preservación de la abeja melipona beecheii, una especie silvestre sin aguijón que ha sido domesticada en los pueblos mayas desde hace muchos siglos.

Encabezó un movimiento social que buscaba detener la siembra de soya genéticamente modificada que se conoce como “Roundup Ready” a cargo de la empresa Monsanto, cuyo principal componente es el glifosato, una probable sustancia carcinógena que también está relacionada con abortos espontáneos y defectos de nacimiento, de acuerdo con un comunicado publicado en la web del Premio Ambiental Goldman 2020. La activista logró su objetivo de detenerlos cuando la Corte Suprema determinó que el Gobierno violó los derechos de las comunidades mayas, suspendió inmediatamente su siembra y revocó el permiso gubernamental otorgado a Monsanto.

Después de ser acreedora a dicho galardón considerado el Nobel del medioambiente, la campechana anhela que dicho premio ayude a concientizar acerca de las problemáticas que enfrenta su pueblo y puedan seguir adelante en esta batalla que aún no ha terminado. Desde que comenzó su lucha, muchas empresas y gobiernos no creyeron que iba a poder lograr un cambio significativo, pero esto no dejó que la desanimara sino todo lo contrario, buscó más aliados en su pueblo maya donde encontró la fuerza que necesitaba para nunca darse por vencida.

En la actualidad, México es el sexto productor de miel a nivel mundial y el 40% de la miel que se produce en territorio mexicano es en la Península de Yucatán.

  • +INFO de Leydy Pech

Leydy Pech es la vocera de las organizaciones mayas “Muuch Kambal” y del “Colectivo Apícola de Los Chenes”, actualmente “Colectivo de Comunidades Mayas de Los Chenes”. En 1995 junto con otras mujeres, fundó el grupo “Koolel-Kab” (mujeres que trabajan con abejas) que se dedican al cuidado y preservación de la abeja melipona beecheii. Con lo que producen las abejas, elaboran y venden mieles, cremas y jabones en la tienda de la organización.

En junio del 2012, estuvo a la cabeza de la coalición “Sin Transgénicos” (Sin OGM) que presentó una demanda contra el Gobierno Federal para detener la siembra de soja transgénica porque ponía en riesgo la vida silvestre por no haber consultado primero al pueblo maya y por violentar la Constitución e México y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

¡Muchas felicidades y enhorabuena por esta grandiosa labor, Leydy Pech!