En la época del apogeo de la cultura maya, en específico en el período posclásico mesoamericano, hubo una tregua entre las comunidades mayas de acuerdo con las crónicas que fueron redactas en la época colonizadora a cargo de los españoles, fue así que surgió la “Liga de Mayapán” con el propósito de tener un acuerdo de paz entre las ciudades de mayor importancia: Chichén Itzá, Uxmal y Mayapán. El gobernante de los Tutul Xiues de Uxmal, Ah Mekat Tutul Xiu, es considerado el fundador de dicha tregua durante el katún 2 Ahau que comprende de los años 987 a 1007 d.C., aunque otras fuentes afirman que fue el 2 de mayo de 1027 en el 13 Ahau 13 Mol con base al calendario maya, luego de pláticas con los Cocomes e Itzáes de Mayapán y Chichén Itzá, respectivamente. Al poco tiempo de ser fundada, se expandió a través de la integración de otros señores como los de Izamal, Zamná e Ichpatún (ubicado cercanamente a lo que actualmente es Chetumal), por mencionar algunos.

  • La llegada de los toltecas a tierras yucatecas

A fines del siglo X e inicios del siglo XII, un poco antes de la fundación de la Liga de Mayapán, arribaron inmigrantes toltecas provenientes de la región del altiplano quienes huían de la hambruna y de la violencia que se vivía en el decadente estado en Tollan. Éstos trajeron parte de sus creencias como la adoración a Quetzalcóatl (serpiente emplumada) que en tierras mayas se le conocería como Kukulkán, a la par de las enseñanzas del rey sacerdote de Tollan, Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl. Se comenta que esta figura visitó varios lugares en su viaje después del exilio en Tlapallan, conduciendo a los creyentes y a las tropas hacia Yucatán según con lo dicho por los arqueólogos Herbert Joseph Spinden y Désiré Charnay. Con base en la obra de Fray Diego de Landa, “Relación de las Cosas de Yucatán”, hace mención sobre la migración tolteca y posterior conquista a las tierras yucatecas:

“Que es opinión entre los indios que con los Itzáes que poblaron Chichen Itzá, reinó un gran señor llamado Kukulkán, y que muestra ser esto verdad el edificio principal que se llama Kukulkán; y dicen que entró por la parte de poniente y que difieren en si entró antes o después de los Yzaes o con ellos, y dicen que fue bien dispuesto y que no tenía mujer ni hijos; y dicen que después de su vuelta fue tenido en México por uno de sus dioses y llamado Cezalcuati y que en Yucatán también lo tuvieron por dios por ser gran republicano…. …Y que Kukulkán puso nombre a la ciudad, no el suyo, como hicieron los Itzáes en Chichen Itzá, que quiere decir pozo de los aizaes, mas llamo la Mayapán que quiere decir el “pendón de la Maya”, porque las lenguas de la tierra llaman maya; y los indios llaman Ychpa (a la ciudad), que quiere decir “dentro de las cercas”.

No obstante, otras versiones cuestionan la veracidad de esas historias y comentan que en lugar de una peregrinación o conquista a cargo de Ce Ácatl Topiltzin, fue que varios adoptaron la nomenclatura de “Quetzalcóatl” para sus propios fines. Algunos escritores dicen que la figura del príncipe Quetzalcóatl y/o Kukulkán fue el pacificador y fundador de dicha liga por que la cultura maya tuvo influencia en la maya en ese período.

  • Mayapán como la ciudad de mayor importancia en la liga

Al conformarse la Liga de Mayapán hubo demasiada prosperidad entre las urbes mayas, en especial en Uxmal y Chichén Itzá que eran las más importantes, sin embargo, estudios arqueológicos afirman que Mayapán fue el dominador de la política y economía del norte de la Península de Yucatán cuando las antes zonas arqueológicas mencionadas fueran abandonadas, pero se cree que esto fue ideado por los líderes de Mayapán para vincularlos a la historia y darle prestigio a su hogar.

Durante el apogeo de Yucatán, se tienen registros de importantísimas inmigraciones de distintas culturas en diferentes períodos, dando pie a la creación de las tribus que formaron parte de la liga y son:

    • Los Itzáes (los brujos del agua): Con base en los libros sagrados del Chilam Balam, esta etnia son descendientes de los chanes y putunes. Son los fundadores de Chichén Itzá, pero por razones economías y políticas, abandonaron este lugar en 692 d.C. y se dirigieron a Chakán Putum donde permanecieron hasta 928 ya que regresaron al aceptar las creencias toltecas.
    • Los Tutul Xiúes (los que rebosan virtud): Tomando como referencia de nueva cuenta al Chilam Balam, en sus líneas narra que Ah Suytok Tutul Xiu o mejor conocido por su apodo coco kaba “Hun Uitzil Chaac” (la única montaña de Chaac) fundó Uxmal en el siglo VII. Con el paso del tiempo apareció Ah Mekat Tutul Xiu quien fue el líder de los Tutul Xiúes, éste obligó a los Itzaes a que abandonaron Chakán Putum.
    • Los Cocomes (los del linaje de la paloma torcaz): Esta tribu en su momento perteneció a los Itzáes, por la rivalidad con los Tutul Xiúes se separaron y fundaron Mayapán, considerada la última gran capital maya porque se estima que fue habitada por 12,000 pobladores mayas-toltecas. Mayapán tiene cierta similitud con Chichén Itzá, siendo casi una réplica de ésta última mencionada, pero a escala.

  • Disputa, disolución de la Liga de Mayapán y conquista de Yucatán

Entre las líneas del Chilam Balam hace mención de que aproximadamente en 1185, en Mayapán obtuvo el liderato el Hunac Ceel Cauich, quien se jactó de ser un sobreviniente de un sacrificio en el Cenote Sagrado de Chichén Itzá. En su mandato tuvo diferencias con el líder de los Itzáes, Chac Xib Chac. El origen de la enemistad nació debido a una traición cometida por Hunac, en 1194 convocó a una campaña contra Chichén Itzá y de las comunidades ligadas a ésta como Kinich Kakmó, Izamal y Pop-Hol-Chan, al imponer fuerza por la hegemonía de Mayapán por los territorios al contratar mercenarios nahuas que como pago les cedieron tierras en la zona noroccidental de la Península que habitarían y adoptarían la nomenclatura de “Canul”. Tras perder la guerra, los Itzáes escaparon hacia el sur rumbo al Petén y fundaron Nojpetén. La liga permaneció bajo los regímenes de Mayapán por 34 años.

En 1228, Izamal y demás ciudades se rebelaron contra los Cocomes provocando una guerra contra los Tutul Xiúes. En 1440, los gobernantes de Mayapán se contactaron con más mercenarios nahuas que provenían de Xicalango para que ayudaran a finalizar la disputa sin campañas, contribuyendo al deterioro de la política de los Cocomes y potenciando el prestigio de los Tutul Xiúes hasta que en 1441 el aquel gobernante y señor de Uxmal, Ah Xupan Xiu, pudo vencer a los Cocomes, un par mayas pertenecientes a éstos sobrevivieron por estar en Honduras y cuando retornaron fundaron la ciudad de Tibolón (hoy Sotuta).

A consecuencia de los enfrentamientos, la Península estaba dividida por los linajes que se formaron distribuidos en jurisdicciones, provincias o cacicazgos, además de los Itzáes, Cocomes y Tutul Xiúes, aparecieron los “Cheles” pertenecientes a la jurisdicción de “Ah Kin Chel”, claman de gozar de un excelente linaje por ser nietos de un sacerdote importante, eran pescadores y no eran solidarios con los Cocomes porque no les daban pescados o sal para que pudieran alimentarse. Por otra parte, los “Canules” eran los mercenarios de los Cocomes, posteriormente de la guerra, los Tutul Xiúes les otorgaron el perdón al considerarlos extranjeros, emigraron al oeste de la Península y cuya jurisdicción era “Ah Canul”. Por último, los “Cupules” habitaron la provincia con mayor densidad de población hasta la llegada de Francisco de Montejo en el siglo XVI quien aprovechó la problemática entre las etnias para formalizar alianzas.

Cuando los españoles abandonaron Yucatán por un tiempo, los Tutul Xiúes se quedaron sin abastecimiento de víveres por las constantes guerras contra los colonizadores, les solicitaron permiso a los Cocomes para realizar un sacrificio en el cenote de Chichén Itzá para rogarles a los dioses que acabara con la hambruna, para su mala suerte fueron emboscados desatando así otra pelea. Nachi Cocom dirigió a los Cocomes de Sotuta, derrotaron a los Tutul Xiúes de Maní bajo el cargo de Ah Dzum. Los españoles en su regreso en 1530, la región estaba completamente desintegrada y según investigadores e historiadores, aprovecharon la situación para proponerle una alianza y así enfrentar a las demás jurisdicciones y derrotar a Nachi Cocom, cosa que consiguieron al someterlo y aceptar el dominio español, fue bautizado y recibió el nombre “Juan Cocom”.