El 6 de enero es cuando los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltazar visitan los hogares a dejar regalos a los niños. De igual manera, se disfruta de la rosca en esa fecha. El pan de forma circular y ovalada, tiene rodajas de frutas cristalizadas en representación de  las coronas de los Santos Reyes, y en el interior se encuentran muñequitos, representando al niño Jesús.

La tradición dicta que si sacas un muñequito, el 2 de febrero, día de la candelaria, debes llevarles tamales con quienes partiste la rosca. Frecuentemente se disfruta del pedazo de este pan acompañado de una rica taza de chocolate.

El origen de la rosca es de comienzos del Siglo  XIV en la Edad Media en países de Europa como Francia y España, y con el tiempo la tradición llegó a México.