Seguramente has visto estas bancas en los parques de Mérida y sus municipios. Su presencia embellece el entorno por su diseño “extraño”, haciendo que las personas que se sientan en los asientos, queden una frente a la otra mirándose. Se le conoce como la Silla de los confidentes, de los enamorados o tú y yo.

  • Contexto histórico

Según la historia, la banca tiene su origen del estilo europeo, en específico de Francia por que en el siglo XIX se diseñó en ese país un mueble con dos sillones contrapuestos, sus respaldos que las unían tenía la forma de “S”, se le conoció como “Tête-á-tête” (cabeza con cabeza), “vis-á-vis”(cara a cara), y “Loveseat” (sillón del amor). Se crearon estos sillones con el propósito de que las parejas que comenzaban a salir pudieran platicar, manteniendo discreción, decencia y respeto.

A finales del siglo XIX e inicios de XX, estaba en su apogeo la producción del considerado oro verde, el henequén, pero a finales del siglo XX tuvo un declive el mercado por la llegada de las fibras sintéticas. En 1890, las familias dedicadas al henequén, tenían ingresos altos, adoptaron el diseño, arquitectura y moda de los franceses durante el Porfiriato, como símbolo de elegancia y riqueza.

  •  ¿Cuál es la historia de la silla de los confidentes?

La creencia dice que un hombre tenía a una hija la cual adoraba demasiado, pero estaba siendo pretendida por un joven. Los celos invadieron al padre, les puso una condición a su hija y al joven, se podían ver solamente en una banca del parque del pueblo (se dice que fue Bokobá, municipio perteneciente a la Zona Henequenera de Yucatán). La pareja aceptó, pero el padre se percató de que en las bancas tradicionales tenían cercanía física, motivo por la cual creó la silla de los confidentes o tú y yo, por su forma podrían hablar mirándose a los ojos, pero manteniendo una distancia considerable.

Varias sillas se instalaron por primera vez en la remodelación de la Plaza Grande en 1915, durante el gobierno de Salvador Alvarado. Actualmente, las sillas son el atractivo visual en los parques del Centro Histórico de la Blanca Mérida, además de las plazas principales de los municipios de Yucatán.

Si nos visitas o estás en estos momentos en nuestra Ciudad o  en algún municipio, no te pierdas la oportunidad de sentarte en esta silla con la persona que amas en La Plaza Grande, Parque Manuel Cepeda Peraza, o en Eulogio Rosado. En Santa Lucía podrás ver una silla de los confidentes a escala de una altura de 2 metros, además de que en toda la Avenida de Paseo Montejo hay varias sillas.