Siendo una de las 7 Maravillas del Mundo desde el 2007 y recibiendo a miles de turistas nacionales y extranjeros, Chichén Itzá (traducido al español como “la boca del pozo de los brujos del agua”) fue fundada por los Itzáes (brujos del agua). Es la zona arqueológica más visitada de Yucatán y la segunda a nivel nacional.

Si ya has tenido la suerte de visitarla, sabrás sobre la majestuosidad de sus impresionantes edificios. Por el contrario, si todavía no la has visitado, te recomendamos que lo hagas para que conozcas un poco más de la cultura maya a través de su arquitectura.

En esta ocasión te queremos compartir datos interesantes de sus construcciones que han maravillado a muchos visitantes.

– Akab Dzib –

Está conformado de un edificio central con 2 cuartos al que se le integraron dos edificios con 8 cuartos cada uno, danto un total de 18 cuartos. Las 3 edificaciones que en conjunto miden 54 metros de largo, 16 metros de ancho y 6 metros de altura, están techadas con una bóveda maya o arco falso. La fachada del lado oriente cuenta con bloques o sillares con dinteles y jabas de piedra.

En el dintel de una de las puertas interiores se aprecia la imagen de un sacerdote sentado en un trono frente a una especie de recipiente o brasero rodeado de símbolos jeroglíficos que hasta la fecha se desconoce su significado. En las paredes de algunos de los cuartos hay huellas rojizas de manos que probablemente representan a Kabul (mano creadora y celeste), deidad maya de la bóveda celeste.

El significado de la palabra Akab Dzib es “escritura de noche” al derivarse de los vocablos mayas “ts´íib” (escritura, escribir, redactar) y “áak´ab” (noche, oscuro).

– El Caracol –

Los mayas construyeron un observatorio conocido como “El Caracol”, el cual se trata de una construcción circular de 3 estructuras superpuestas. El primer cuerpo se compone de 2 muros concéntricos que encierran un par de cámaras anulares con 4 puertas cada una; la segunda comprende la cornisa del primer cuerpo y con otra de menos diámetro que enmarca un friso que tiene, sobre cada una de las puertas, un mascaron de Chaac y una figura sentada, enmarcada con motivos de plumas y serpientes; y la tercera se ha deteriorado, aunque en éste todavía puede apreciarse una serie de aberturas o ventanas para hacer observaciones astronómicas

El Caracol está situado encima de una plataforma rectangular de 11 metros de diámetro, decorada por una cornisa de esquinas redondeadas, donde aparecen inscripciones relacionados con acontecimientos de la segunda mitad del siglo IX, época en la que posiblemente finalizó la última fase de su levantamiento.

Cuenta con ventanas bordeadas y líneas que permitían la observación astronómica de las posiciones del sol, la luna y las estrellas a través de las aberturas en la torre. En total, el inmueble mide 22.5 metros.

– El Osario –

A esta pirámide que mide 10 metros de alto se le conoce como “La Tumba del Gran Sacerdote” que tiene cierta similitud con el Castillo de Chichén Itzá.

Está compuesta de 9 cuerpos escalonados, en cada uno de sus 4 costados cuenta con una escalinata con alfardas labradas con serpientes entrelazadas que lleva al templo superior, cuyo acceso tiene 2 columnas con cabezas grandes de serpientes.

El osario se construyó encima de una profunda y extensa caverna, la cual se accede desde la abertura del piso superior del templo, pero no se permite el ingreso de personas. En la entrada de la zanja se hallaron 7 tumbas con ofrendas de jade, cascabeles de cobre, cristales de rocas y conchas. Antiguamente se conectaba con el Cenote Xtoloc.

– Templo del Jaguar –

Edificado entre 1000 y 1150 d.C., su nomenclatura se debe a una secuencia de jaguares en la parte frontal de la estructura que consiste de distintas capas esculpidas con diversos grabados. Sus columnas de serpientes emplumadas forman parte del vestíbulo de la entrada, mientras que las paredes interiores están decoradas en piedra.