Siendo una de las 7 Maravillas del Mundo desde el 2007 y recibiendo a miles de turistas nacionales y extranjeros, Chichén Itzá (traducido al español como “la boca del pozo de los brujos del agua”) fue fundada por los Itzáes (brujos del agua). Es la zona arqueológica más visitada de Yucatán y la segunda a nivel nacional.  

Si ya has tenido la suerte de visitarla, sabrás sobre la majestuosidad de sus impresionantes edificios. Por el contrario, si todavía no la has visitado, te recomendamos que lo hagas para que conozcas un poco más de la cultura maya a través de su arquitectura. 

En esta ocasión te queremos compartir más datos interesantes sobre algunas de sus construcciones que han maravillado a muchos visitantes. 

– La Plataforma de las Águilas y los Jaguares –

Es un edificio cuadrado con escalinatas en todos sus lados. Su base se asienta encima de un muro vertical con paneles decorados con imágenes relacionados con el recorrido del sol en el cielo durante el día y su descenso al inframundo durante la noche. 

Las águilas y los jaguares simbolizan a los guerreros que capturaban víctimas que eran alimento para el dios del sol. Sobre los paneles, los artesanos mayas labraron figurillas de jaguares devorando corazones humanos. Las alfardas de las escalinatas culminan en cubos o dados de los cuales surgen cabezas de serpientes. 

Como dato, en uno de los picos emergen volutas que representan la palabra, mientras que otras cuentan con el cuerpo cubierto por manchas con forma de flores. 

– La Plataforma de Venus –

En esta edificación que posee escalinatas y que mide 25 metros en cada lado y 4 metros de altura, apreciarás paneles salientes con bajorrelieves “atados” del planeta Venus junto a una media flor con aspas en los pétalos, al igual que la representación de la estera trenzada (pop, en maya) que simboliza al poder. En el espacio hundido aparece Venus surgiendo de las fauces de una serpiente emplumada y con garras de jaguar. 

Las cabezas serpentinas, empotradas en cubos o dados, rematan las balaustradas de las escalinatas. Los tableros de la cornisa ostentan serpientes emplumadas en movimiento, con peces entre sus ondulaciones. 

Los bajorrelieves aún conservan rastros de pintura roja, azul y amarilla, colores que realzaban los contornos de la representación del lucero matutino, una de las tantas personificaciones de Kukulkán-Quetzalcóatl. 

A esta plataforma es igualmente conocida como “La tumba de Chac Mool” porque en ella se halló su escultura en su interior. Se cree que en la cima de este tipo de construcción se realizaban rituales. 

– El Templo del Hombre Barbado –

Es considerada como una de las construcciones que mantienen una buena conservación que rodean al Juego de Pelota. Su nomenclatura se debe a una imagen de un hombre que tiene una barba en una pared conformada de 3 cuerpos escalonados junto a la escalera principal. Su base mide 14 metros de longitud por 8 metros de ancho.

En sus inmediaciones se encuentra una cámara y techo abovedado. Hay un tablero que muestra a Kukulkán surgiendo de la boca de una serpiente emplumada encima de un trono de jaguar custodiada por guerreros. Abajo hay paredes decoradas con bajorrelieves de árboles cuyas raíces están hundidas en el subsuelo que se le conoce como “el monstruo de la tierra”.