Junto a Izamal, Valladolid tiene la distinción de ser un pueblo mágico y por su cercanía con Chichen Itzá y Cancún, se ha convertido en un destino turístico. En este municipio se encuentran iglesias como la de la Candelaria, Santa Lucía, Santa Ana, San Juan, el ex Convento de San Bernardino y el cenote de Zací. La gastronomía no está exenta, así que date el gusto de deleitar tu paladar con sus delicias gastronómicas.

  • Lomitos de Valladolid

De los platillos más reconocidos de este poblado. Consiste de carne de cerdo cortada en forma de cubos pequeños cubiertos en salsa de tomate frito, huevos cocidos y en algunas ocasiones se le agrega frijol colado o refrito, arroz y guarniciones de rábanos, jitomates, lechuga, pepino, lechuga y salsa de chiles serranos. Los pobladores consideran ya una tradición de degustar los lomitos en tortas, tacos o servidos en un plato. Si tienes la oportunidad de ir a Valladolid y no degustas esta comida, es como si no hubieras ido.

  • Longaniza de Valladolid

Después de los lomitos, la longaniza de Valladolid goza de una reputación increíble. El embutido de carne de cerdo es condimentado con chiles, ajo, vinagre, pimienta y otras especias, distintivo del oriente de Yucatán. Al freírse las longanizas y servirse en los platos, se acompaña de cebolla blanca y/o morada picada, rodajas de aguacate, naranja agria, cilantro, salsa de tomate, etc. Sin dudarlo, es uno de las comidas más representativas del pueblo mágico de Valladolid.

  • Escabeche oriental

Su nombre se debe a la ubicación geográfica de Valladolid. Se prepara con carne de pollo o pavo, marinado y condimentado previamente con una raja de canela, sal, comino, clavo, pimienta, cilantro y vinagre. La carne se cuece en agua y jugo de naranja agria y cebolla en julianas. Posteriormente, la carne cocida se fríe en aceite con ajo o manteca, agregándole sal, ajo y orégano. Cuando se sirve el guiso, se le pone encima un chile xcatik (xcatic) asado. Si sobra carne, se usa para preparar panuchos y salbutes.

  • Pibihuas

La pibihua es una especie de polcan alargado cuyo ingrediente es masa cocida. Se abren y en su interior se rellenan de cochinita pibil, cebollita morada o de los lomitos de Valladolid, dando como resultado 2 platillos en uno. Son ideales para desayunar por su tamaño, aunque querrás comer más de una por su inigualable sabor.

¿Cuál es tu comida favorita de Valladolid?