Los arcos de la ciudad de Mérida fueron construidos alrededor del año de 1690 durante el gobierno del general Juan José de la Bárcena. El autor y escultor de los arcos fue el Ing. Militar Manuel Zezera a finales del siglo XVII. Son únicos en el país y de los más originales de la región.

El objetivo principal de estas edificaciones eran delimitar y enfatizar el centro de la ciudad, ya que en esta zona (dentro de los arcos) vivían españoles y criollos. Afuera de estos muros se encontraban los pueblos indígenas y mulatos que con el tiempo se convertirían en los barrios.

 

  • Arco de San Juan

El barrio de san Juan alberga uno de los 3 arcos que sobrevivieron al paso del tiempo. El arco está ubicado en la calle 64 x 69-A. A un lado del arco se encuentra una placa esculpida en piedra la cual resume la historia de su construcción. Se construyó como parte de un posible proyecto de fortificación, el cual nunca se logró concretar. Esta zona era el antiguo camino real a Campeche. En el remate hay un nicho que tiene una pequeña escultura de San Juan Bautista.

 

  • Arco de Mejorada

Por su parte, el barrio de mejorada cuenta con 2 arcos, el de “los dragones” en la calle 61 x 50 y “del puente” en la calle 63 x 50.

El arco de los dragones recibió ese nombre por el antiguo cuartel del mismo nombre que se ubicaba por esos rumbos. En el nicho del remate se visualiza una escultura de San Francisco, tal vez colocada por la cercanía con el templo franciscano de Mejorada.

El nombramiento al otro arco como “del puente” fue porque se construyó dónde estaba un puente pequeño que funcionaba para desalojar las aguas que inundaban a Mérida en las épocas de lluvia. Posee un acceso peatonal en cada una de sus bases.