Celestún es un poblado habitado por pescadores que está ubicado al oeste de la ciudad de Mérida aproximadamente a 110 kilómetros. Alberga hermosas playas, y palapas rústicas donde podrás disfrutar de deliciosos platillos como los mariscos y pescados recién capturados. Celestún es el lugar ideal para quienes buscan alejarse de las conglomeraciones de la urbe y disfrutar del entorno silvestre. Desde siempre sus habitantes se dedican a la pesca de especies como el mero, pámpano, cazón, pulpo y otras más, aparte de la explotación salinas.

De las mejores atracciones que tiene es la reserva de la biosfera ría, zona silvestre y refugio de distintas especies como los vegetales y animales. Además, está el área de manglares, quizá la más grande y extensa en su tipo en todo el golfo de México. La reserva es considerada muy profunda, aunado a la densa vegetación y de sus cenotes con aguas cristalinas, salinas y sus lagunas.

Cuando se hacen mención de Celestún es inevitable no asociarla con los flamencos. Las bandadas de gran tamaño de esta ave en todo América del Norte se encuentran allí, en las áreas húmedas de la península de Yucatán. Te será toda una experiencia ecoturística el apreciar las aves con sus tonalidades rosadas, un paraíso natural para los aficionados a la fotografía de naturaleza. Para poder ver a los flamencos es necesario abordar lanchas para estar considerablemente cerca de ellas respetando su espacio, porque son aves muy curiosas que tienen la costumbre de pararse sobre el agua usando solo una pata.

La manera en la que se alimentan también es peculiar, colocan sus cabezas al revés y arrastran sus picos en el cenagoso, aspirando con plenitud para atrapar peces, camarones y minerales, ya que de estos alimentos consisten su dieta. De hecho, gracias a los minerales que consumen es que tienen el color rosado en sus plumas.

Debemos hacer énfasis que los flamencos a pesar de ser hermosas son bastante nerviosas, por lo que te recomendamos admirarlas sin alterarlas o alarmarlas sin ninguna razón. Si tienes suerte, podrás ver las bandadas volando por el cielo antes de la puesta del sol.

Desde el año de 1979 fue declarada oficialmente como refugio faunístico. Entre las actividades que puedes realizar es el buceo y nadar en el manantial Baldiosera y Cambay, que son ojos de agua dulce. Los meses donde hay una mayor cantidad de flamencos es de noviembre a abril, y como la mayoría estarán en su etapa de madurez, su color rosado es su máximo esplendor.

En los recorridos que hagas, disfrutarás de la belleza de los manglares, el avistamiento de aves y por supuesto, el avistamiento de los flamencos. Al llegar a la orilla del recorrido, hay una gran diversidad de fauna y flora, con la presencia de patos que emigran desde Canadá y que arriban entre diciembre a marzo en la reserva ecológica El Palmar. Se puede observar un aproximado de 234 especies de mamíferos que habitan la ría, entre los que destacan son el jaguar, el tigrillo, el ocelote, y el mono araña, animales considerados en peligro de extinción.

Si eres amante del ecoturismo, Celestún es el destino para que explores.