Del maya “ma´ax” o “x´tuch”, este primate ha sido representado junto al cacao en múltiples representaciones mesoamericanas. Al mono araña le fascina la pulpa dulce y el sabor del cacao, el simio es un dispersor consuetudinario de las semillas ya que, al consumir la pulpa con el grano intacto, las defeca y las distribuye. Por ello se le considera como un proveedor y dador del cacao al permitir su ciclo natural. En el ámbito simbólico, el mono araña estuvo ligado a la glotonería, a la sexualidad y al placer en general; a su vez a la vida fácil, la danza, la música, las artes propias de la élite y a las conductas opuestas a la ruda vida del campesino (otra razón más para asociarlo con el cacao).

El mono araña es un omnívoro que disfruta de comer deliciosas frutas jugosas como las ciruelas y los zapotes, por mencionar algunas frutas, pero dentro de su alimentación también consumen algunas hojas e insectos pequeños Su complexión es delgada, su cuerpo está cubierto de pelaje negro, sus extremidades son larguiruchas y en sus manos solamente tienen 4 dedos. Su cola les ayuda a desplazarse y sujetarse entre los árboles. Generalmente los machos suelen pasar de 8 a 9 kilos y las hembras 7 kilos.

Estos curiosos animales sociables viven en manadas en las selvas y en la maleza de la región del sureste de México (incluyendo Yucatán) abarcando parte de Guatemala y Belice. Alrededor del mundo hay diversas especies de estos mamíferos. Por ejemplo, los monos provenientes de América se derivan de los platirrinos, que a su vez se dividen en cébidos y calitricidos. Por su parte, los que pertenecen al género “Ateles geoffroyi yucatanensis” o mejores conocidos como changos habitan en territorio yucateco, oaxaqueño y veracruzano.

A pesar de que son considerados como uno de las mayores representaciones de la fauna en parte del territorio mexicano y sobreviviendo a la tala de árboles, lamentablemente es una especie que está en peligro de extinción a causa de la deforestación de su hábitat, la caza y el tráfico ilegal. Nuestro Estado no es la excepción, sus hogares han sufrido varios daños ocasionando que huyan o se refugien para que no ser cazados. Cuando bajan a la tierra en búsqueda de alimento o agua, merodea de manera desgarbada, si se sienten amenazados o asustados, huyen rápidamente columpiándose entre las ramas de los árboles y se esconden entre las hojas.

Cuando una hembra es herida por algún cazador, éste se apropia de sus crías porque éstos tienen un mayor valor monetario durante esta etapa de sus vidas. La mayoría de las veces, los pequeños primates no logran sobrevivir sin su madre porque mueren de tristeza y por ya no querer comer ante la falta de su progenitora. Un ejemplar de hembra puede dar una cría cada 3 años, su gestación tiene una duración de 7 meses y suele estar con su mamá por 2 años y medio hasta que dejan de amantar.

De acuerdo a una leyenda maya, las deidades después de crear las montañas, los valles y algunos animales, crearon a los seres humanos hechos de madera para que éstos los adorasen. Sin embargo, al no contar con alma ni raciocinio, no tenían la capacidad de adorar a sus creadores. Las divinidades enfadadas, tomaron la decisión de destruirlos al enfrentarlos con cualquier objeto o animal que se encontraran en su camino, pero contra todo pronóstico, algunos sobrevivieron y permanecieron en los bosques donde finalmente se transformaron en monos.

En las épocas prehispánicas, el mono tenía un nexo con el hombre debido a su pasado y por sus similitudes con la humanidad al tener pies y manos, sus rostros tenían similitudes con la de los hombres, se alimentan como un ser humano, se sientan como un hombre, etc. Aun cuando los monos se les consideraba un tipo de hombre, también se les relacionaba con las actividades artísticas como el canto y la danza por tener una personalidad alegre. Se les representaron en códices, vasijas, vasos, entre otros, por tener un papel fundamental al ser los dadores y proveedores del cacao como se mencionó al inicio. En pocas palabras, al mono araña se le vinculaba a la fertilidad del cacao.