Quienes han tenido la oportunidad de probar la gastronomía yucateca, sabrán de la combinación de ingredientes, explosión de sabores y experiencia culinaria que experimentan las papilas gustativas. Si será tu primera vez que pasarás navidad en Yucatán y te has preguntado cómo se celebra esta festividad decembrina y qué platillos se cocinan y degustan en estas fechas, te diremos cómo celebran y qué cenan los yucatecos en este día mágico mientras esperamos con ansias la llegada de Santa Claus con los tan anhelados regalos.

Antes de entrar al meollo del asunto y vayas dándote una idea de lo que cenarás el 24 de diciembre. Cabe recalcar que no se come la comida típica como la cochinita pibil, queso relleno, panuchos, salbutes, entre otros, aunque claro, cada familia celebra la navidad a su modo. Se coloca el tradicional arbolito navideño adornado con esferas e iluminado con lucecitas de colores. A un costado o en otro lugar aparte se pone el característico nacimiento con las figurillas de los animales del establo, los reyes magos, María, José y por supuesto, el niño Jesucristo. Se suelen cantar villancicos navideños para darle ambiente a la sala de la casa donde se reúne toda la familia donde más tarde se rompe la piñata, pero con una gran diferencia… ¡las piñatas se rompen con la mano en Yucatán! Esto te será una costumbre completamente nueva para ti porque en otras regiones del país se rompen con un palo.

Ya en cuestión de la comida, según el cronista de la ciudad, Gonzalo Navarrete Muñoz, en las antiguas tradiciones culinarias yucatecas de la nochebuena se cenaba como plato fuerte el pavo asado con achiote. De igual manera se comía la sopa de plumilla acompañada de caldo de pollo o del pavo en cuestión que se marinaba con la pasta del condimento antes mencionado, muy usado para darle sabor a la comida yucateca. A dicha sopa también se le agregaba mollejas (vísceras de las aves) que le daban un sabor único. El bacalao era otro platillo que no podía faltar en la mesa, pero se preparaba al estilo vizcaína, con aceite de oliva, aceitunas y papas. La ensalada mixta tampoco podía faltar que consistía de papa sancochada con vinagreta, cebolla, calabaza y chayote.

Igual se consumía el jamón con nueces y champiñones, un tipo de salchicha alemán con especias llamado Schirpwurst y el paté Bremen que eran preparados por la familia yucateca de origen alemán, los Schirp. El señor Guillermo Schirp llegó a tierras yucatecas principios del siglo XX cuando fue contratado para que trabajara en una planta eléctrica cuyos dueños eran de su misma nacionalidad. Don Guillermo conocería a la señorita Gertrudis Eloísa Milke y Milke con quien se casaría. Iniciando los años treinta del siglo pasado, la planta de electricidad fue adquirida por estadounidenses, lo que provocaría el despido del señor Schirp. Para poder solventar los gastos, su esposa le propuso que vendieran comida y embutidos alemanes que, sin saberlo, conquistarían los paladares y corazones de los yucatecos. El resto es historia, ya que sus carnes frías y demás productos se degustaban en la víspera de nochebuena en Yucatán.

Del mismo modo, la gastronomía libanesa llegaría a la cena decembrina con riquísimos guisos como los arrollados de parra, labné, kibis y Kafka cocinados con carne de carnero, trigo, aceite de oliva, ajo, por mencionar algunos ingredientes.

Con el paso del tiempo, la combinación de diferentes comidas y sabores han cambiado. En pleno Siglo XXI, en las cenas de las familias yucatecas se disfruta del caldo de pavo con tostadas y cebolla picada, y sándwiches hechos de la carne de dicha ave. Además, se prepara la sopa fría de coditos con trozos de piña, espagueti rojo y/o verde, frijol colado con tostadas, el delicioso e infaltable sandwichón, y de postre se degusta la ensalada de frutas con pedazos de nueces o los caballeros pobres. Todos estos manjares se comen en el famoso recalentado. Para el 31 de diciembre se vuelven a preparar estos alimentos, así que se repite el mismo patrón culinario del recalentado.

Otra tradición yucateca que podemos mencionar recae en los 25 de diciembre y 1 de enero, los yucatecos acuden a los restaurantes o fonditas donde venden cochinita pibil para comerlo en tortas o tacos. Como mencionamos, cada familia festeja a su manera, pero a grandes rasgos así de celebra la nochebuena y navidad en las tierras del mayab.

¡Buen provecho y feliz navidad y próspero año nuevo!