¿Dónde compraban nuestros bisabuelos y abuelos sus víveres hace muchos años? Los portales que prevalecen hasta ahora en Mérida los cuales tienen muchas historias albergadas aunado a su arquitectura de época, aunque con otro giro, funcionaron como centro de abastecimientos para los residentes. Conoce sobre su origen.

– Portal de granos –

Se ubica en el centro de Mérida en la calle 65 x 56-A, a un costado del edificio de correos y del Mercado Lucas de Gálvez. Estos portales datan desde el siglo XVIII, en la época colonial fue un sitio muy concurrido por los yucatecos. ¿Por qué se llama portal de granos? La respuesta no es difícil, en su momento era un sitio dedicado al comercio y abastecimiento de granos de todo tipo. Por su cercanía con el barrio de San Cristóbal, cabe la posibilidad de que en esa zona se tenía acceso por los caminos hacia los partidos de los Beneficios bajos, altos y de Sierra, quienes eran los principales graneros de la provincia de donde provenía la mayor parte del maíz consumido en la ciudad.

A inicios de la colonia San Cristóbal era refugio de un grupo de indios mexicanos como los huexotzincas, tepanecas y tlaxcaltecas. A diferencias de los mayas del noreste de la península, ellos tenían la costumbre de ir a los mercados locales para abastecerse. Algunos historiadores concuerdan que los primeros pobladores del barrio fueron los que inspiraron a que los mercados locales hicieran su aparición en la capital yucateca por traer el sabor mexicano a Mérida.

Hoy en día el portal de granos alberga diversos establecimientos de ropa, accesorios de uso cotidiano, etc.

– Portal de flores – (antes portal de pescados)

Sobre la misma calle 65 pero con cruzamiento de la 54-A, se encuentra el portal de flores que antes se llamaba portal de pescados. De acuerdo con datos históricos y de comentarios de personas que laboraron en este lugar hace muchos años, ingresaba un tren al estacionamiento para descargar pescados, cochinos, gallinas, pavos, frijol, maíz y caña, para llevarlo al mercado y a otros lugares para comerciarlo, después el tren se dirigía a la calle 48. De los edificios que destacaban era de don Altamirano, gasolinera que se localizaba a unos metros de estos portales y una fábrica de galletas llamada Palma, que posteriormente demolieron y se construyó en ese espacio una sede de blanco, luego un supermercado bajo el nombre de San Francisco, que hasta la fecha sigue, pero con otro nombre en la actualidad. El motivo del cambió de nombre es porque actualmente se pueden comprar flores provenientes en su mayoría de Chiapas, aunado a alimento para gallinas, porcinos y productos agropecuarios.

Tanto el portal de granos y el de flores se construyeron por que se tenía planeado que iban a ser parte de un paseo de la ciudad, cosa que nunca se concretó.

– Portales de Santa Lucía –

El parque de Santa Lucía pertenece al centro histórico de la ciudad, ubicada en la calle 60 x 55. La historia de este parque comenzó en 1804 a través de un decreto oficial, se conformó una plaza con arcos en el siglo XIX. Los pisos de la plaza son de ladrillos ingleses. La construcción del parqueo dio inicio el 6 de noviembre de 1804 durante el gobierno del capitán general Don Benito Pérez Valdelomar, aunque la edificación de los corredores con los arcos o portales finalizaron en 1873.

En total son 24 marcos, 11 en el lado oriente, 11 en la zona sur y una en la calle 60 y la otra en la calle 55. En su momento, fue el hogar de familias de alto poder adquisitivo, de comercios y en los cruzamientos de la 60 x 53 estaba el antiguo edificio teresiano que era la Escuela Secundaria Federal para Hijos de Trabajadores.

Desde el 2012, los dueños de los portales renovaron a éstos para inaugurar la Plaza Santa Lucía con restaurantes y tiendas.

Explore los portales de la ciudad blanca.