A finales de diciembre y principios de enero, Tizimín realiza su tradicional Feria para honrar a sus Santos Patronos, “Los Reyes Magos”. Esta celebración anual considerada la más importante del sureste mexicano, atrae la atención de miles de visitantes que asisten y disfrutan de las vaquerías, actividades artísticas y culturales como conciertos y por supuesto, los juegos mecánicos. Sin embargo, a causa de la contingencia no se podrá disfrutar de los eventos que cada año realiza la Feria de Reyes de Tizimín. Cabe recalcar que la imagen de Melchor, Gaspar y Baltazar no pertenecen al catolicismo, pero esto no ha sido impedimento para que los tizimileños y yucatecos los honren en estas fechas y realicen la tradicional bajada, los resguarden en una urna de cristal y se realice la procesión, aunque… ¿sabes cómo llegaron las estatuillas a este municipio?

Con base en los textos del fraile Andrés de Avendaño y Loyola, se tiene conocimiento que desde los años precolombinos se realizaban anualmente peregrinaciones en Tizimín para honorificar a 3 dioses: Yum Kaax (dios de la agricultura y el maíz), Yum Chaak (dios del agua y la lluvia) y Yum Ik (dios del viento) en un pequeño cerro donde se construiría una Parroquia. Ante la llegada de los frailes de la Orden Franciscana, se dejó de venerar a dichas deidades mayas, los católicos les explicaron a los indígenas que sus dioses sufrieron de una metamorfosis así que los sustituyeron con otras deidades con distintos nombres, pero que seguían siendo los “mismos”.

De acuerdo con la historia, cuando los franciscanos llegaron a Tizimín que antiguamente era conocida como Te-tzimin-cah o Tzimintán, edificaron una parroquia evangelizadora entre los siglos XVI y XVII a la que se le nombró de los Santos Reyes para que éstos fueron los patrones del poblado. Dichas imágenes que fueron trasladas a finales del siglo XVI de Guatemala hacia al Santuario de la localidad yucateca. Desde su llegada, los pobladores decidieron llevar a cabo una fiesta en honor a ellos a inicios de cada año, por lo que es una festividad colonial con un alto valor histórico.

A mediados del siglo XX, los propietarios de ranchos ofrecían a sus ganados para que se realizara las vaquerías y los bailes tradicionales. De igual manera, los religiosos aprovechaban la ocasión y llevaban a cabo eventos denominados gremios o cofradías, ocasionando que ambas celebraciones se mezclaran y diera como resultado la feria que hoy conocemos con la muestra ganadera y en años más recientes, se incorporaron los conciertos, puestas en escena, los juegos mecánicos, stands que ofertan artesanías y comida típica yucateca, por mencionar algunas de las tantas atracciones.

En cuanto a los Santos Patronos de Tizimín, existen diferentes versiones acerca del origen y arribo de las 3 figurillas que son muy veneradas por la población yucateca. Por ejemplo, se comenta que los Reyes Magos deambularon por muchos siglos al seguir a una estrella que brillaba en el Oriente (cabe destacar que Tizimín se ubica en el Oriente del Estado) descubrieron que en esta región dicha estrella resplandecía mucho en el mes de enero y decidieron quedarse ahí.

Otra versión considerada la más verosímil es que un Galeón Español proveniente de Barcelona, participó en la batalla de Trafalgar. La tripulación ayudó a una embarcación turca que estaba a punto de consumirse completamente por las llamas. El Capitán del barco se dedicaba a la restauración como vocación, además de que era amante de la iconografía ortodoxa, las resguardó, no obstante, la nave marítima encalló en la costa de Las Coloradas a causa de una llovizna estrepitosa, con el tiempo arribarían a Tizimín.

Cuando estalló la Guerra de Castas, se rumora que los Reyes Magos “desaparecieron” al convertirse en invisibles porque los soldados del General Argumedo tenían la encomienda de destruir objetos católicos. La misteriosa desaparición se debió a un soborno al Jefe Militar para que los escondiera.

Una versión más apegada a la realidad es que se contrataron los servicios de un escultor guatemalteco para que tallara obras escultóricas con la forma de Melchor, Gaspar y Baltazar y ocuparan los nichos de la fachada del inmueble religioso, pero éstas fueron realizadas de madera de cedro, recurso no recomendable para que esté en el exterior, razón por la cual tales dichos están vacíos. Las figuras se colocaron en el interior de urnas de cristal donde permanecen hasta la fecha.

Los Reyes Magos son muy venerados y queridos en Tizimín, cada año miles de personas viajan de los alrededores de la Península de Yucatán con el fin de verlos, pedir por sus seres queridos y disfrutar de la Feria que lamentablemente no se podrá realizar por la pandemia.