Cada municipio de Yucatán tiene su propia iglesia colonial que te enamorará inmediatamente por su estilo arquitectónico, querrás que sean parte del escenario de tu selfie para posteriormente subirlo en tu perfil de Instagram y mostrar una pequeña parte de los lugares mágicos del Estado. En el interior de estos inmuebles históricos resguardan a los Santos Patronos, figuras veneradas por los lugareños en sus fiestas tradicionales por ser los defensores y protectores de los poblados.

Si tienes la oportunidad de ingresar a los templos aprecia su majestuosidad, te sentirás en paz durante tu recorrido. En esta ocasión, te presentamos a los Santos Patronos de Tetiz, Abalá, Acanceh, Baca y Conkal.

– Nuestra Señora de la Asunción (Tetiz) –

Custodiada en la Iglesia de San Bernardino de Siena construida en el siglo XVIII, se encuentra “Nuestra Señora de la Asunción” también conocida como “La Pobre de Dios”, sobrenombre que se le puso de cariño por una leyenda muy conocida del poblado narrada por el Obispo Crescencio Carrillo y Ancona en su obra “Historia del Obispado de Yucatán”.

El relato menciona que, durante el siglo XVIII en España, una feligresa le imploró ayuda a Fray Francisco de San Buenaventura Tejada Díez de Velasco, le comentó que podía contemplar las condiciones deplorables de su casa para que conociera su historia. Después de escuchar esto, el fraile quería ayudarla, pero las monedas recolectadas en la Santa Misa ya las había distribuido, así que se dirigió a su habitación para darle la única moneda que tenía guardada.

Posteriormente, Francisco sería trasladado a Yucatán y al llegar a este parte del globo terráqueo, fue el principal responsable de fundar el Seminario Conciliar de San Ildefonso en Mérida en 1751. En uno de sus viajes en el interior del Estado, no respetó su itinerario al desviarse de su trayecto cuando estaba en Hunucmá para dirigirse a Tetiz.

En ese pueblo contempló a una pequeña agrupación de feligreses que se estaban dirigiendo a un modesto templo. Los siguió y al arribar a su destino visualizó una figura de la Virgen María honorificando a la Purísima Concepción que portaba vestimentas viejas. Luego de apreciarla detenidamente, se percató que se trataba de la misma mujer que le había pedido una limosna y para su sorpresa, la misma moneda que le entregó estaba a un lado, por lo que entendió que cuando se refirió a su vivienda se trataba de la construcción modesta a la que había llegado.

Decidido y motivado por el santo milagro, le presentó al obispado un proyecto que consistía en construir un santuario para la Señora de la Asunción tras convertirse en un fiel creyente de ella. Una vez concluida la obra, el padre un día a la semana caminaba desde Hunucmá hacia Tetiz para visitarla y orarle.

Pasó el tiempo y el pontificado de Yucatán decidió enviarlo a Guadalajara para que fuera el Obispo de esa ciudad, pero antes de su partido pudo transmitir su devoción a la Patrona de Tetiz entre los católicos yucatecos

– Santa María Virgen (Abalá) –

En este municipio aledaño a los Cenotes de Mucuyché, se localiza el Templo dedicado a Santa María Virgen y la Parroquia de San Juan Bautista que resguarda al Santo Patrono de Abalá. Ambos recintos se edificaron en el siglo XVII.

– Nuestra Señora de la Natividad (Acanceh) –

Este destino turístico famoso por sus construcciones prehispánicas “La Pirámide” y “El Palacio de los Estucos”, igualmente posee monumentos históricos como el ex Convento y Templo de la Virgen de Guadalupe y la Parroquia de Nuestra Señora de la Natividad que datan del siglo XVI, situadas a un costado de la plaza principal donde se aprecia un venado en referencia al nombre de Acanceh que traducido al español significa “el gemido o bramido del venado”.

– La Purísima Concepción (Baca) –

Aquí se ubican el Templo que honorifica a la Santa Cruz construido en el siglo XX y la Parroquia de la Purísima Concepción, hogar de la Santa Patrona levantado en el siglo XVII, recinto que igual protege a San Isidro Labrador.

– San Francisco de Asís (Conkal) –

A 20 minutos aproximadamente de distancia de la zona arqueológica de Dzibilchaltún, se ubica Conkal donde podrás apreciar al ex Convento y Templo de San Francisco de Asís, que tomando como referencia al “Catalogo de Construcciones Religiosas de Yucatán”, fue fundada por Fray Luis de Villalpando en 1549. En sus inmediaciones está el protector de la villa y a la Virgen de la Purísima Concepción.

Su principal característica es su fachada conformada de muros lisas y sus 3 campanarios. Su estilo arquitectónico renacentista resalta con sus adornos en forma geométrica en relieve.

A principios del siglo XXI, una sección de la misma fue restaurada para dar lugar al Museo de Arte Sacro que abrió sus puertas el 24 de marzo de 2001. En este lugar, los visitantes pueden recorrer sus 4 salas que exhiben ropa y calzado papales, ilustraciones de las iglesias de Yucatan, fotografías, réplicas de retablos que datan del siglo XVIII, etc.