De los vocablos Muuk (sepultar) y bil (revolver, torcer), el mukbil (que ha sido enterrado o debe ser enterrado) o Pib (píib, horno traducido al español) es un platillo tradicional del día de muertos de Yucatán, Hanal Pixán. Sin duda, de los más esperados de los yucatecos en degustar este manjar que también disfrutan los fieles difuntos que visitan a sus familias que colocan los altares para recordarlos.

Este tipo de tamal maya es un platillo endémico de la península de Yucatán cuyos ingredientes son masa de maíz, manteca de cerdo, carne de pollo, verduras, condimentos y la salsa de kool que se obtiene del caldo de la carne de cerdo y achiote, para posteriormente envolverlo en hojas de plátano y enterrarlo en el suelo para su cocción con leña, piedras y hojas. En los últimos tiempos además de cocinarlo bajo tierra, se prepara en hornos en bandejas. Dependiendo del gusto de las personas, también se le agrega los frijoles de espelón (xpelón del maya) o cochinita pibil.

A pesar de que el hanal pixán se celebra del 31 de octubre al 2 de noviembre, toda la semana se come Pib con un vaso de refresco de cola con hielo u otra bebida como el atole viejo, chocolate o el de la preferencia de la persona.