El Centro de Nuestra Señora de la Consolación, Convento de Monjas Concepcionistas o mejor conocida como Monjas, en su momento albergó a muchas religiosas donde aprendieron labores de costura, repostería, el cultivo de huertas y a la enseñanza de niñas para que aprendieran a leer y escribir. Es considerada como la segunda edificación de la península con más años de existencia. Se dice este centro resguarda un secreto.

Según con historias y relatos, en las inmediaciones existen pasadizos secretos que se construyeron para que las monjas no tuvieran ningún tipo de contacto con el exterior. Están conformados por túneles subterráneos y cuevas que servían para conectarse con otras edificaciones y ser atajos estratégicos. Se rumora que un túnel está conectado a la Catedral de Mérida y otro se conectaba al convento de San Francisco el Grande (lamentablemente no hay registros de éste porque se derrumbó). Los rumores dicen que igual se conectaba con el convento de San Miguel Arcángel del municipio de Maní que está a 100 km de distancia.

Con base a una nota periodística de la agencia Notimex en 2014, Alfredo Barrera Rubio, investigador y arqueólogo del INAH Yucatán, dijo que los relatos de los pasadizos son una “tradición popular” que ha sobrevivido por muchos siglos. Otra versión es que en los túneles se guardaban licores y alimentos para las personas de aquella época o resguardar sus pertenencias de alto valor, como lo menciona el libro “El Antiguo Convento de Monjas de Mérida la de Yucatán” del arqueólogo Sergio Grosjean Abimerhi.  En un artículo escrito por el propio Grosjean, menciona que un sinfín de investigadores han documentado y afirman el haber visto cavidades y uno en específico es el del arco de dragones ubicado a unas cuadras del barrio de Mejorada, el cual lleva al convento de Monjas.

Se comenta que la catedral está conectada con varias iglesias como la de San Juan, la de Mejorada, la Ermita y Monjas, todas interconectadas entre sí, incluyendo que la última mencionada hay un túnel que da con la casa de los ladrillos o casa cárdenas (actualmente es una plaza conocida sobre la calle 62 x 63 del centro histórico).

Sean fidedignas o leyendas urbanas, los pasadizos secretos de Monjas es un tema que da mucho de qué hablar. ¿En verdad existen o sólo son invenciones de la gente?