El parador turístico se localiza en los bajos del Palacio de Gobierno, enfrente de la Plaza Grande. El nombre del pasaje es en honor a Gabriel Vicente Gahona, caricaturista yucateco conocido bajo el seudónimo “Picheta”, siendo un dibujante sobresaliente del siglo XIX en materia de arte popular. El corredor existía desde 1639, en su momento se instaló el primer Ayuntamiento de Mérida y a un lado una cárcel pública que funcionó por 134 años, alojando a muchos presos. En 1869, el propietario del pasaje era Rafael Albertos, mandando a modificar el exterior de Picheta y agregándole habitaciones. Con el pasar de los años, el patio central albergó el “Teatro Iris” que cambió de nombre por “Olimpia” y Salón “Independencia”.

En los barrios y el centro histórico de la ciudad hubo salas de cine y en su momento, este lugar era el “Cine Novedades”, el cual por mucho tiempo exhibió películas hasta que lo abandonaron. En abril de 1991, la Comisión Ordenadora del Uso del Suelo del Estado de Yucatán (Cousey) tomó posesión de la construcción para restaurarla y abrirla al público en 1993 con restaurantes, cafés, y demás establecimientos comerciales.

De nueva cuenta, el Pasaje Picheta abrió de nueva cuenta sus puertas con ambientes más coloridos. El emblemático parador turístico ahora tiene un espacio para tomarse fotografías en una silla a escala como las que están en la Plaza Grande, plantas de ornato y coloridos murales como la de una gruta con estalactitas y cenote, y galerías.