El pueblo mágico de Izamal es conocido por sus edificios pintados de amarillo, motivo del porque es llamada “La Ciudad Amarilla”, al igual que es “La Ciudad de las 3 Culturas” por combinarse rasgos de la época prehispánica, la colonial y la actual. Otra nomenclatura que recibe el municipio es “La Ciudad de Los Cerros”, por tener vestigios arqueológicos que por muchos años y antes de que fueran abiertas al público, se les consideraban “cerros” por sus habitantes.

– Kinich Kakmó (calle 23 x 26-B y 28) –

De los vocablos K´iin (sol), ich (cara), k´aak´ (fuego) y Moo (guacamaya), esta es una de las edificaciones más importantes de Mesoamérica; su basamento mide 200 metros de largo por 180 de ancho y la altura del templo superior rebasa los 34 metros, fue construida hacia los años 400-600 D.C. Cubría seguramente edificios de mayor antigüedad y cerraba por el lado norte de la gran plaza de Izamal.

La presencia de una cueva o sascabera, importante lugar de culto para los pueblos mesoamericanos y que quedó cubierta con este edificio, influyó seguramente en la selección de su ubicación. Según la tradición, estaba dedicado a una deidad solar que, en forma de guacamaya de fuego descendía diariamente a recoger las ofrendas que se le hacían.

Es notable el uso de grandes piedras en la construcción, especialmente las que conforman la escalinata o las utilizadas en las cornisas a mediados del siglo XVI, por entonces el edificio se conservaba todavía en buen estado, así como la decoración de estuco, que ha desaparecido ya completamente.

– Itzamatul (calle 26 x 29 y 31) –

Se trata de una de las edificaciones de la antigua plaza de Izamal. En esta se ha podido identificar tres etapas constructivas. El primer edificio era un basamento escalonado en cada uno de sus costados; sus cuerpos tenían un ligero talud y sus esquinas eran curvas; fue construida entre 400-600 D.C.

El segundo edificio cubrió completamente al anterior. Aparecieron las esquinas redondeadas y se levantaron muros verticales; aparentemente solo tenía una escalinata en el costado poniente, que es la que se restauró; su construcción se puede fechar hacia 700-850 D.C.

De 950-1150 D.C., se construyó la tercera etapa, de la cual sólo se conserva el gran basamento de más de 100 metros de lado y una escalinata en su costado.

De acuerdo con la tradición histórica, Itzamatul estaba dedicado al dios Zamná, numerosos peregrinos venían de lugares lejanos al solicitarse favores.

– Habuk (Calle 28 x 35 y 37) –

De los vocablos ja´ (agua) y búuk (vestidura), es una estructura formada por una plataforma de 90 metros de lado por 3.80 metros de altura, sobre la cual se encuentra una plaza de 30 metros de largo por 25 metros de ancho, rodeada por cuatro edificios.

Su primera etapa constructiva fue durante el clásico temprano (250-600 D.C.), y la segunda durante el clásico terminal (800-1000 D.C.). En cuanto a las filiaciones cerámicas de Izamal, se consideran parte del Preclásico Medio (700-450 A.C.).

– Pirámide Tu´ul (El Conejo) (Calle 22 x 33) –

De la palabra maya t´u´ul, la estructura 24 popularmente conocida como “El Conejo”, tiene un basamento de 50 metros de frente por 40 de fondo y 4 de altura. Es tan interesante porque, a pesar de ser una estructura pequeña, comparada con otras estructuras prehispánicas, han sido descubierto en los trabajos y excavaciones, variedad de utensilios de la vida cotidiana como puntas de pedernal, tiestos, malacates para hilar, navajillas de obsidiana, pequeñas hachas e inclusive un cascabel de cobre.

No se sabe con precisión su función, sin embargo, se cree que pudo haber sido el basamento de la habitación de un importante dignatario maya.

– Chaltún Ha (Calle 45 x 38) –

“Piedra plana por donde se recoge agua”, es de los recientes atractivos arqueológicos de Izamal. La estructura posee una gran plataforma que mide 3 metros de alto con 3 construcciones, 2 menores que se localizan en los lados este y oeste, y la estructura principal mide 6 metro de alto, ubicada en el costado sur. Se cree que este vestigio funcionó como punto intermedio entre el núcleo de la urbe prehispánica y la periferia, la cual se conectaba a través de un sacbé (camino blanco).

Todas las pirámides están abiertas de lunes a domingo de 8:00 a 17:00 hrs. Entrada libre.