De los vocablos mayas “póok” (tostar) y “chúuk” (carbón), el poc chuc es un platillo yucateco cuyos ingredientes son carne de cerdo previamente marinada en jugo de naranja agria para cocinarla a la plancha o en parrilla. Se suele servir con frijol colado, guarniciones de cebollas moradas, aguacate, cilantro, chile habanero, rábano, salsa de chiltomate y tortillas.

De acuerdo con historiadores, esta comida de origen maya es el resultado de la mezcla del mestizaje. Al principio, se cocinaba con carne de venado que fileteaban para asar, preparaban la carne sobre piedras calientes (comal, “xamach” en maya), aunque algunos dicen que el surgimiento de este alimento se dio a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX. Cuando los españoles llegaron, el poc chuc sufrió un cambio al convertirse en un platillo mestizo cuando se mezclaron las culturas, sustituyendo la carne de venado por la de cerdo.

Luego de la conquista, las personas humildes y trabajadores del campo, salaban la carne para conservarla y luego cocinarla en carbón y leña. Se volvió una costumbre que en muchas casas se cortara un pedazo de la carne salada para asarla, acompañándola con un plato de frijol “Kabax” (del maya “k´abax”, comida sin condimento).

A pesar de que se puede degustar el poc chuc en restaurantes, es el platillo tradicional y especialidad del municipio de Maní.