Ante la inminente llegada del calor, lo que se quiere es mantenerse refrescado y los postres no son la primera opción, pero en esta ocasión te traemos alternativas de éstos.

  • Champola: Es una nieve hecha a base de leche y helado de frutas. La champola es un postre frío que goza de mucha popularidad en Yucatán, así como de otros estados del sur-sureste del país. Por muchos años se ha vendido y preparado este refrigerio en establecimientos llamados soberterías. Hay de distintos sabores como el mango, mamey, coco, horchata etc., pero el de guanábana es el preferido por las personas. Su origen proviene del Caribe, y consistía únicamente en la combinación de leche sin batir y de guanábana, aunque con el paso del tiempo se fueron agregando otros sabores.

  • Granizado: En otras partes se le conoce como raspado. El granizado es hielo rallado o troceado al cual se le pone jarabe de sabores que van desde el tamarindo, limón, piña, uva, fresa, crema morisca y muchos más. En verano es normal ver a los vendedores ambulantes en sus triciclos vendiendo granizados. Su preparación es sencilla, se muele el hielo con un picahielo pero otros optan por un cepillo de hierro para trocearlo, luego se le agrega un jarabe (sirope) del sabor que quieras en un vaso de plástico y de un popote para aplastarlo conforme lo vas comiendo.

  • Chamoyadas: De sabor agridulce, la chamoyada es muy típica en Yucatán. Su nombre se debe a que se deriva de la palabra chamoy, un tipo de salsa picosita y dulce a la vez. La chamoyada es un hielo pequeño en un vasito con trozos de fruta de mango o de sandía. Aparte del chamoy, se le agrega chile piquín en polvo. En una licuadora se mete la fruta con agua y azúcar hasta molerla y obtener un jugo. El contenido se vierte en un vaso con un palito de madera y se mete al congelador para que se congele.

  • Bolis: En la Ciudad de México y en otras partes son conocidos como congelados, pero en Mérida se le dice boli. También reciben el nombre de saborín, congeladas, vikingo, hielito, chupi chupi, naranjú, helado en bolsita, etc. Los sabores usuales del boli son de chocolate, coco, mango, piña, limón, fresa, elote, nance, crema morisca, plátano con leche y frutas de temporada. En el centro histórico de la ciudad es normal encontraree con los vendedores muy amables y sonrientes con sus carritos en color azul y con los bolis exhibidos para ofrecerlos a los transeúntes con una servilleta.

¿Cuál es tu postre favorito?