El cacao (kakaw en maya) era uno de los tantos alimentos sagrados de los mayas al grado de tener un dios para este alimento, Ek Chuah, a quien le encomendaban esta semilla por ser un producto de truque entre las comunidades y ser el ingrediente principal de las bebidas de las altas clases sociales, el chocolate (chukwa). ¿Cuál era el verdadero significado del cacao en la cultura maya?

  • ¿Cuál es el origen del cacao?

Con base en la mitología maya, el cacao fue un regalo de Kukulkán a los mayas al crear la humanidad hecha de maíz (Ixim) por la diosa Ixmakuné. Las comunidades celebraban anualmente un festival donde rendían honor a la divinidad del cacao, Ek Chuah, donde según se realizaban sacrificios de animales pintados de chocolate, junto con ofrendas de cacao, incienso, plumas, e intercambio de regalos.

El origen del cacao continúa siendo un misterio hasta la fecha. La teoría más aceptada es que el centro originario de la diversidad se ubica en la cuenca del Orinoco entre Venezuela y Brasil. Otras versiones según con investigaciones arqueológicas es que los hallazgos más antiguos del cacao se remontan a 2,600 años, en Colha, Belice.

Aún no se sabe a ciencia cierta es como la planta del cacao logró llegar a México, ya que hay una serie de factores que dificultaban su transporte como las grandes extensiones territoriales entre los países mencionados, además de que trasladar las plantas se limitaban a la marcha y el cayuco; por otra parte, se tomaba en cuenta que para que la semilla sobreviva, debe sembrarse en los diez primeros días luego de ser recolectada. La idea más generalizada al respecto es que el cacao siguió las rutas migratorias de los indios a lo largo de miles de años.

  • ¿Cómo se seleccionaban los granos?

Los mayas antes de que embolsaran el cacao seco, debían eliminar todas las impurezas tales como piedras, granos mohosos, partidos y vanos sin almendras. Este proceso se llevaba a cabo manualmente y muchísimos años posteriores se hacía con la ayuda de criba, maquinaria que se empleaba para limpiar los granos de trigo y cacao y de otros sólidos no deseados con los que se hayan mezclado.

Para efectos de la clasificación del cacao, se realizaba la prueba de corte. Ésta consistía en tomar una muestra representativa de granos que se parten en longitudinal con una guillotina o una navaja afilada. Gracias a este corte, los cotiledones quedaban divididos en dos partes, haciendo posible la observación de las características que se juzguen adecuadas para clasificar los granos según la norma de calidad existente.

  • La relación del cacao con los ritos

El cacao era muy estimado dentro del pueblo maya. Algunos dioses eran confeccionados con granos de cacao, mientras que en otros casos se les ofrecía a modo de bebida en las ceremonias, ya sea como ofrenda, o consumido por los participantes o ambas cosas. Los pueblos mayas acostumbraban consumir bebidas elaboradas con cacao durante la celebración de eventos importantes, tales como el nacimiento, el paso hacia la pubertad, los enlaces matrimoniales o los ritos funerarios.

En los matrimonios, los padres de la futura esposa daban de beber chocolate a los papás del futuro esposo y al joven, ya que simbolizaba prosperidad al ser una bebida cara. Cuando se llegaban a un mutuo acuerdos entre ambas partes, se obsequiaban algodón virgen para hilar textiles y cacao.

Algunos estudios científicos han identificado huellas de ADN humano (restos de piel) en las vasijas empleadas para beber cacao. A partir de los anterior, los antropólogos interpretaron que, durante los ritos mortuorios, el cuerpo del muerto era lavado con agua, misma que era utilizada en la preparación del chocolate. Actualmente, las kunas indígenas amerindios viviendo entre Panamá y Colombia, continúan celebrando ritos ancestrales y ceremonias en los cuales el cacao sigue siendo el elemento sagrado por excelencia.

Fray Diego de Landa en su libro “Relación de las Cosas de Yucatán” escribió que los mayas hacían un rito bautismal a los niños con cacao refiriéndose a las costumbres y usos de éste:

Que hacen del maíz y cacao molido una manera de espuma muy sabrosa con que celebran sus fiestas y que sacan del cacao una grasa que parece mantequilla y que de esto y del maíz hacen otra bebida sabrosa y estimada “.

  • Del cacao se podía preparar manteca

Los mayas desarrollaron una técnica ingeniosa para obtener manteca del cacao. Las semillas eran tostadas, peladas molidas y posteriormente dispuestas en el agua a fuego lento por unas horas. En la cocción, la manteca de cacao se fundía y subía flotando sobre la superficie del agua. Después de varias horas de cocinarse, en el fondo de la cacerola quedaba una capa gruesa castaña. La manteca de cacao, mezclada o no, era utilizada por las mujeres como maquillaje para la cara. Igualmente, era empleada para tratar las heridas de la piel.

  • El cacao como bebida

En la actualidad, la evidencia más antigua que se tiene del consumo del cacao como bebida se encuentra en las cerámicas pre-olmecas de las zonas de Veracruz y Mokayas en la región del Soconusco (costa de Chiapas) y se remonta a los 2000 años a.C.

El proceso de preparación de esta bebida consistía en tostar el cacao, pelarlo, molerlo y, por último, mezclarlo con agua y especias. Al realizar esta mezcla, los mayas obtenían una espuma muy apreciada por los nobles y que igualmente era ofrendada a los dioses.

Con la finalidad de aumentar la cantidad de espuma, los mayas usaban emulsificantes naturales tales como la planta de “zukir”, bejuco nativo de la selva Lacandona. Los mayas le agregaban chile habanero al chocolate para un mejor sabor.

  • De alimento y bebida a moneda

En la América prehispánica, el cacao era un producto raro y precioso, razón por la cual su semilla llegó a convertirse en moneda valiosa para realizar trueque o intercambio de mercancías. Su valor llegó a ser tal que con 10 semillas se podía comprar un conejo y con 100, un esclavo en buen estado de salud.

Había tres tipos de monedas: la semilla de cacao, la obsidiana (roca volcánica) y el cobre en forma de cuchillo hacha.

El empleo del cacao como moneda estuvo vigente aun después de la conquista española. El 17 de junio de 1555, bajo las órdenes del Virreinato de la Nueva España, se decretó que un real podía ser cambiado por 140 semillas de cacao, y hacia finales del siglo XVI, su valor ascendió a un real por tan sólo 80 semillas. El sistema de numeración maya es vigesimal, es decir, está basado en múltiplos de veinte. De acuerdo con este sistema, el patrón de peso maya era “la carga”, equivalente al peso que podía cargar un hombre: 24,000 semillas, lo cual responde aproximadamente a 25 kg.

Durante la época prehispánica, los mayas llegaron a falsificar las monedas de cacao. La técnica empleada para este efecto consistía en rellenar la cáscara de la semilla con barro, lo cual permitía vender el grano por otro lado.

  • El cacao en Yucatán 

En la era maya, las grandes ciudades todavía estaban ubicadas cercana de un cenote, principal fuente de suministro de agua. El área también estaba salpicada de “rellojadas”, cenotes que estaban completamente secos o contienen poca agua. Estos se consideraban ideales para el cultivo de cacao porque mantenían un microclima que proporcionaba sombra, humedad y los nutrientes necesarios para un buen crecimiento del cacao. Hoy, sin embargo, casi no quedan árboles de cacao en la región debido a los huracanes y las lluvias tropicales. No obstante, las rejolladas siguen siendo lugares místicos, respetados por los mayas.  Hoy en día, los árboles de cacao son muy raros en esta región.

  • ¡Ten un contacto con el cacao y prueba el auténtico chocolate maya!

Enfrente de la zona arqueológica de Uxmal, se localiza el Museo de Choco-Story México en la antigua Hacienda de Uxmal. No es un museo tradicional, los visitantes son los protagonistas de los recorridos en las salas permanentes que muestra la historia del cacao, donde se puede presenciar la ceremonia maya “Cha-Chaac”, y de la demostración de preparación del chocolate para beber un poco de esta bebida y comer un par de semillas tostadas de cacao.

  • Horario: Lunes a domingo de 9:00 a 19:30 hrs, a excepción del 24 y 31 de diciembre que laboran hasta las 3:30 hrs. 25 de diciembre y 1 de enero no abren.
  • Precios:
    • Adultos: $140 pesos
    • Adultos mayores de 65 años: $110 pesos
    • Estudiantes: $110 pesos
    • Niños de 6 a 12 años: $75 pesos
    • Niños menores de 6 años: Gratis.
    • Residentes de Yucatán con identificación oficial: $75 pesos

Más información en: http://www.choco-storymexico.com/uxmal.html