Los chamanes o yerbateros (X meen, x´men en maya) tuvieron mucha importancia en los pueblos mayas, al ser intermediarios entre las deidades y la humanidad. Su papel en la sociedad maya fue fundamental al ser adivinos y curanderos al poseer inteligencia ancestral, al grado de pertenecer a las clases sacerdotales.

Para los mayas de antaño, el papel del chamán era de suma importancia porque a través de ellos se podían conectar y comunicar con los dioses. Se cree que la vía de comunicación con ellos era mediante los sueños, cuando dormían los chamanes adquirían sus dones curativos y adivinatorios. Aconsejaban a los líderes y gobernantes, además de que realizaban curaciones a base de hierbas y miel de abejas silvestres porque no había medicina sofisticada como la que hay actualmente. Los conocimientos se transmitían de generación a generación, los curanderos tenían discípulos (sus hijos) para que en un futuro se convirtiesen en los próximos chamanes. Para que comenzaran su aprendizaje, los aprendices eran sometidos a un ritual de iniciación con el fin de separar el espíritu y cuerpo, el cual consistía de plantas alucinógenas para que el discípulo viajase a otros planos, más allá de los terrenales.

Por estos motivos, no cualquiera podía convertirse en chamán por ser un trabajo hereditario, los chamanes de alto rango, los “Ah men” enseñaban sus conocimientos a sus descendientes y éstos posteriormente se los enseñarían a sus vástagos.

  • ¿Qué conocimientos poseían los chamanes?

Al poseer sabiduría, estos brujos tenían conocimientos de técnicas curativas, de adivinación, y organizaban ceremonias de carácter religioso como los matrimonios mayas al ser los casamenteros (Ah atanzahob) y oficializar la pedida de mano. Conocían la astronomía y sabían cuando habría el cambio estacional, aspectos importantísimos en la civilización maya porque gracias a éstas los mayas desarrollaban la agricultura en el tiempo que se debía realizar.

Tenían la capacidad leer las escrituras de los códices y descifrar los mensajes de las deidades que según eran enviados por vía telepática. Por su conexión, comprendía a los que habitaban el planeta y por esto, se cree en la posibilidad de que todos se están conectados entre sí. Gracias a esta cualidad, sabían en que momento actuar para el desarrollo de las comunidades y al amor a éstas, ya que era la única forma en que podían sentir amor a los prójimos y así amarse los unos a los otros, algo que el chamán tenía muy en cuenta.

  • Tipos de chamanes

Por las diversas funciones que ejercían en la sociedad maya, se clasificaban en distintos tipos de chamanes. Por mencionar algunos, el “Ah Kín” se encargaban de preparar los sacrificios; el “chilam” interpretaba y adivinaba la voluntad de los dioses; por su parte los “kas bac” trataban las fracturas y eran especialistas en las luxaciones. Las mujeres no eran ajenas, ya que las “x alanzab” atendían a las mujeres embarazadas en labores de parto y calculaban el día en que se iban aliviar.

Los x´men de acuerdo a las creencias populares de los mayas, podían curar enfermedades con hierbas y sanaban las mordeduras de serpientes. Curaban los malestares físicos provocados por el “mal de viento” o “mal de ojo”. El chamán recurría a un sistema de sanación llamado “Hunabku”, el cual interpretaba las señales y se reconectaba con la energía solar central del dios cuyo nombre es el mismo que el método curativo. El chamán lo invocaba a través del sol por que se creía que ahí estaba por ser el centro del universo.

La figura del chamán en la cultura maya fue demasiada importante, sin ellos cabe la posibilidad de que los mayas no hubieran transcendido como sociedad y no haber podido trabajado las tierras para sus cultivos y luego comercializar lo que cultivaban, o sanar sus males físicos.

Rodo Vallado tuvo la dicha de convivir y platicar con unos chamanes mayas, espera muy pronto su editorial en nuestra edición digital de la revista EXPLORE Yucatán y en nuestra web.