Muy pronto estarás visitando y disfrutando de los hermosos sitios de Yucatán. ¡Te vamos a esperar! Y de nueva cuenta te diremos ¡Bienvenido y EXPLORE Yucatán! Mientras tanto, ve planificando tu itinerario con los destinos mágicos y bellos de las tierras yucatecas. Entre esos hermosísimos lugares, apunta en tu lista la Ruta de los Conventos.

Desde las majestuosas zonas arqueológicas, los hermosos cenotes azulados, las paradisíacas playas con arena blanca, los pueblos mágicos de Izamal y Valladolid; y las históricas haciendas habilitadas como hoteles y restaurantes. Yucatán cuenta con un sinfín de destinos turísticos que puedes explorar para que conozcas un poco más sobre nuestro Estado. Por otro lado, en una gran mayoría de los poblados yucatecos, en su plaza principal siempre habrá una iglesia colonial que te atrapará visualmente por su arquitectura histórica y decorados bellísimos. Si te gusta apreciar construcciones coloniales y tomarles fotografías, la Ruta de los Conventos es para ti. En esta ocasión, te diremos 3 lugares pertenecientes a esta ruta que puedes visitar una vez que termine la cuarentena, y otras alternativas para que puedas seguir con tu viaje.

– Acanceh –

Este pueblo queda a una hora de Mérida, es uno de los sitios que conforman la Ruta de los Conventos. El significado de Acanceh es “gemido o bramido del venado” por derivarse de los vocablos mayas “acan” (quejido) y “ceh” o “ceeh” (venado). En su plaza principal se ubica la Parroquia de Nuestra Señora de la Natividad, su principal característica es su pintura amarilla, si prestas atención verás un reloj en la parte central. Se estima que fue construida en el siglo XVI. A un costado, está el mercado donde podrás degustar deliciosa comida yucateca y comprar frutas y verduras frescas. Al otro extremo, se sitúa “La Pirámide”, una estructura que mide 11 metros de altura. A unas esquinas está “El Palacio de los Estucos”, un yacimiento prehispánico que mide 50 metros de ancho y 6 metros de altura.

¿A dónde ir después?

A menos de 15 minutos de Acanceh, se localiza la ex hacienda de Eknakán que en español significa “la casa negra de la culebra” al derivarse de los vocablos mayas “éek´” (negro), “naj” (casa, hogar) y “kaan” (culebra, serpiente, víbora). La finca fue fundada en el siglo XVIII como estación ganadera de la jurisdicción de Homún. La Iglesia de la Soledad se destaca por su estilo neo-gótico alemán de inicios del siglo XX. A 10 minutos de Eknakán, se encuentra Cuzamá, poblado que cuenta con cenotes como Bolonchojol, Chelentún y Chacsinicché, o bien, puedes dirigirte al “Anillo de los Cenotes” en Homún.

– Tecoh –

Foto: Infravg

Tecoh traducido al español significa “el lugar del puma” o “lugar del leoncillo o del tigrillo” por derivarse de los vocablos mayas “te, telá” (lugar, aquí) y “coh” (tigrillo, leoncillo o puma). El Convento de Nuestra Señora de la Asunción está dedicada a la virgen del mismo nombre de la edificación religiosa, mandada a construir encima de una pirámide maya en el siglo XVIII. A finales del siglo XVII se construyó la Parroquia porque solo poseía una enramada y una capilla donde se reunían los indígenas. Sus características arquitectónicas son su fachada austera y muros lisos, rematada por un frontón ondulado que culmina con una cruz y flanqueada por 2 espadañas y 6 claros en cada una. Su interior consta de una nave. Las piedras de la construcción están labradas con inscripciones mayas.

Foto: Infravg

– Telchaquillo –

A 15 minutos de Tecoh llegarás a Telchaquillo, un pueblito modesto perteneciente a la Ruta de los Conventos. En su plaza principal hay una pequeña capilla de estilo franciscano edificada en el siglo XVI, “El Templo de Nuestra Señora de la Concepción”, erigida en honor a la Virgen de la Concepción. Su fachada austera tiene incrustaciones de piedras labradas por artesanos mayas. Si deseas refrescarte, dirígete al pequeño pero hermoso cenote de Telchaquillo, ten mucho cuidado al descender porque tendrás que pisar una serie de escalinatas. Una vez que desciendas, podrás nadar y relajarte en sus aguas cristalinas.

¿A dónde ir después?

Si todavía cuentas con energía para seguir aventurándote, para finalizar te recomendamos que visites la zona arqueológica de Mayapán. En tan solo 5 minutos llegarás a esta antigua ciudad maya. Si la observas con detenimiento, te percatarás que es una réplica a escala de Chichén Itzá, esto se debe a que en su momento fue habitada por los Cocomes, una tribu maya que se separaron de los Itzáes por diferencias políticas y sociales, por dichos motivos fundaron esta urbe prehispánica que significa “La Bandera de los Mayas”.

¿Te gustó esta propuesta de ruta? ¡Crea la tuya!