Muy pronto estarás visitando y disfrutando de los hermosos sitios de Yucatán. ¡Te vamos a esperar! Y de nueva cuenta te diremos ¡Bienvenido y EXPLORE Yucatán! Mientras tanto, ve planificando tu itinerario con los destinos mágicos y bellos de las tierras yucatecas. Entre esos hermosísimos lugares, apunta en tu lista la Ruta de los Conventos.

Desde las majestuosas zonas arqueológicas, los hermosos cenotes azulados, las paradisíacas playas con arena blanca, los pueblos mágicos de Izamal y Valladolid; y las históricas haciendas habilitadas como hoteles y restaurantes. Yucatán cuenta con un sinfín de destinos turísticos que puedes explorar para que conozcas un poco más sobre nuestro Estado. Por otro lado, en una gran mayoría de los poblados yucatecos, en su plaza principal siempre habrá una iglesia colonial que te atrapará visualmente por su arquitectura histórica y decorados bellísimos. Si te gusta apreciar construcciones coloniales y tomarles fotografías, la Ruta de los Conventos es para ti. En esta ocasión, te diremos otros 3 lugares pertenecientes a esta ruta que puedes visitar una vez que termine la cuarentena.

– Tekit –

El significado de Tekit es “aquí se derramó o esparció” por derivarse de los vocablos mayas “te” (lugar, aquí), y “kit, kití” (derramar, dispersar). Estas tierras le pertenecieron a la jurisdicción de los Tutul Xiúes hasta antes de la conquista. En 1557, su gobernador fue el Batab Alfonso Xiú. En 1581, dicho cargo lo ocupó Diego Xiú. En la época colonial, los encargados de dirigir Tekit fueron Fernando de Bracamonte (1549); Pedro Ancona y Don Pedro Ancona Frías (1700); y Doña Narcisa de Castro y Aguilar (1751).

En Tekit se localiza el “ex Convento de San Antonio de Padua”, edificado en el siglo XVI. Por su parte, la “Capilla de San Cristóbal” se construyó en el siglo XVIII. La iglesia de San Antonio de Padua se caracteriza por sus adornos e imágenes de santos en su nicho. Según las referencias históricas, su construcción se debió a que Fray Diego de Landa con la encomienda de evangelizar a los indígenas, encontró un asentamiento maya y dio la orden de construir un inmueble católico sobre el cerro. Las labores constructivas iniciaron en 1591 y finalizaron el 26 de marzo de 1624. Fray Juan Gutiérrez se desempeñó como el guardián del convento entre 1639 y 1640, además colocó los cimentos de la nueva iglesia.

Su fachada sencilla pero elegante, resalta por su belleza arquitectónica, sus muros lisos con pequeñas piedras irregulares la cubren en su totalidad. En la entrada, se puede apreciar una puerta grande de madera con un marco que tiene 2 columnas de cantería, cada una tiene la figura de San Antonio de Padua. De igual manera, la imagen también está en la ventana del coro con un hermoso vitral. En la parte más alta hay 3 campanas.

– Mama –

La nomenclatura del pueblo traducido al español significa “agua de término maternal”, aunque en términos generales, igual puede significar “no, no”, porque “ma´” es una respuesta negativa o una negación. De acuerdo al diccionario Maya-Español de Cordemex, obra del antropólogo y lingüista originario de Maxcanú, don Alfredo Barrera Vásquez, el vocablo “ma´” probablemente es un toponímico, haciendo énfasis de que “mam” se refiere al abuelo materno.

No se sabe con certeza cuando se fundó Mama. Antes de la llegada de los españoles, el territorio le perteneció a los Tutul Xiúes. En este sitio se ubica el “ex Convento de Nuestra Señora de la Asunción” que data del siglo XVII. En un principio funcionó como convento franciscano, a finales del siglo XVI la edificación solamente tenía una enramada y una capilla destinada para los nativos mayas. Con el tiempo se agrandaría y se construiría el templo. Su fachada austera y de muros lisos, está rematada por un frontón ondulado que culmina con una cruz y flanqueado de 2 espadañas y 3 campanas, de las cuales, una campana se fracturó cuando un rayo la impactó. El interior del templo es de una nave. Esta iglesia es considerada la más antigua de la Ruta de los Conventos.

– Chumayel –

Foto: Verde Guillén

Su significado es “donde el calabazo no arde” por derivarse de los vocablos mayas “chu” (calabazo); “ma´” (no); y “yel”, contracción de “yelel” (arder). No se tienen datos exactos de su fundación, sin embargo, cabe la probabilidad que sucedió luego de la conquista. Chumayel se sitúa en la región que les perteneció a los cacicazgos Tutul Xiú. En este municipio se halló uno de los libros considerados importante sobre la civilización y mitología maya: el Chilam Balam de Chumayel. En este poblado está el “Templo de la Purísima Concepción” construido en el siglo XVI. En dicha iglesia se venera al “Cristo Negro”, mejor conocido como el “Santo Cristo de la Transfiguración” por los lugareños. La arquitectura del templo deja entrever el estilo arquitectónico que trajeron los primeros colonizadores.

Foto: Carlos Ek