En Yucatán tenemos nuestros propios chiles y salsas picantes para darle un poco más de sabor a la comida o botanearla antes del plato fuerte para abrir el apetito. ¿Te atreverías a probarlas?

– Chile habanero –

Considerado el chile más picoso de México. Tiene mucha presencia en los platillos típicos y hasta en las salsas. El chile habanero no falta en la mesa de las familias yucatecas y en los restaurantes. Entre sus propiedades es que tienen el doble de vitamina C que algunos cítricos, fortalece el sistema inmunológico, es proveedor de antioxidantes y se utiliza como antiinflamatorio. Desde el año 2010, la península de Yucatán tiene bajo su mando la “Denominación de Origen del chile habanero”, permitiendo su producción únicamente en esta región y certificando su autenticidad.

Casi a la par del tomate, el habanero se cultiva mucho en esta zona geográfica de México, motivo del por qué está presente en una gran mayoría de la gastronomía yucateca. En últimas fechas, un grupo de científicos desarrollaron y patentaron una nueva variante de chile habanero llamado “Kisín” (diablo en maya) con un potente color ojo aludiendo a su nombre cuando madura, cuando está inmaduro es de color verde.

– Chile maax –

Generalmente suele crecer en los montes de la península de Yucatán, por eso es considerado un chile silvestre. Su pronunciación es “mash” por qué la “x” tiene la fonética de “sh”. A pesar de su tamaño, tiene bastante cotización por su sabor demasiado picoso. Su nombre científico es Capsicum Annuum Var Glabriusculum, en otras partes del país se le conoce como chile amashito o piquín. Suelen medir 1.5 centímetros, la mata alcanza longitudes de metro y medio, y sus hojas sobrepasan los 5 centímetros. En pocas palabras, es el chile más pequeño del mundo. Se puede preparar chile en polvo juntando algunos chiles rojos tostándolos en un comal y posteriormente se muelen para obtener el polvo.

Según con anécdotas de los agricultores y personas de la tercera edad, el chile maax es el alimento favorito de los pájaros, estas aves son las encargadas de procesar y sembrar las semillas para repartirlas en las tierras porque sus jugos gástricos las “suavizan” y en la temporada de lluvias, brotan las plantas del chile maax.

– Salsa kut de chile habanero –

Para preparar esta salsa maya artesanal, se asan los chiles en una sartén junto con dientes de ajos que se quitan luego de unos minutos de cocción, dejando los habaneros hasta que se “quemen”. Después se vierten en un recipiente, agregándole sal, jugo de limón y/o naranja, y se machaca todo esto en un mortero. El nombre de “kut o k´uut” proviene del maya que significa machacar, desmenuzar o deshacer estrujando.

– Xnipec –

A esta salsa o más bien pico de gallo yucateco llamada “xnipec”, cuya pronunciación es “Ish-ni-pec”, se deriva de los vocablos “ni” (nariz) y peek (perro) por lo que su traducción es “nariz de perro” porque al comerla te hace sudar la nariz como a los caninos cuando tienen calor. Está elaborada de chile habanero, cebolla morada, tomate, jugo de naranja agria, sal, pimienta y cilantro. Es un acompañante de la comida en los platillos típicos yucatecos. Este salpicón se degusta como entrada con tostadas y totopos o se come con platillos como el poc chuc, el puchero, chocolomo, etc.

– Salsa “El Yucateco” –

Es de las salsas más conocidas a nivel nacional y hasta internacional, porque se exporta y consume en Estados Unidos, Medio Oriente, Europa, Oceanía y Asia. Se produce desde 1968 y es el favorito de los amantes del picante. Se suele encontrar en tiendas, supermercados y restaurantes. Los extranjeros aman mucho esta salsa.

– Chiltomate –

Si no comes picante, esta es una excelente opción porque no se le pone chile habanero si no se desea. El chiltomate forma parte de la gastronomía de Yucatán, se dice que probablemente sea de las primeras salsas en ser elaboradas con tomates cocidos. Entre los ingredientes para la preparación de la salsa rústica es por su puesto el tomate asado, pimienta, sal, y juego de naranja. Al asar los jitomates en el comal, su sabor es ligeramente tostado, los mayas sazonaban su comida con chiltomate. Es el fiel acompañante de los lunes de frijol con puerco.

¿Cuál salsa o picante es tu favorita?