Del 31 de octubre al 2 de noviembre en Yucatán, se celebra el “hanal pixán” (comida de ánimas) para recordar a los fieles difuntos quienes vienen a visitar a sus seres queridos. Los elementos que conforman los altares de esta celebración con influencia maya, tienen su respectivo significado.

    • Mesa: Debe ser de madera, y los clavos no deben estar expuestos porque pueden ahuyentar a las almas.
    • Mantel: De color blanco, su significado es puramente ornamental. Para las mesas de los niños se puede recurrir a los manteles coloridos. El mantel es un elemento decorativo por que los alimentos dirigidos al difunto que se quiere recordar, son sagrados. Igual se les atribuye a las nubes porque en la cosmogonía maya existen 13 cielos y 9 niveles del inframundo (Xibalbá).
    • Flores: Se colocan flores como el cempasúchil (conocidas como X´pujuk), las de amor seco, Chaksi’ink’in, bugambilias, balché, la cresta de gallo (X´tés), la ruda y la albahaca.
    • Velas: En los altares de los niños pueden ser de colores. En la de los adultos son velas tradicionales, aunque también pueden ser negras. Al encenderlas sirven como camino para que las almas no se pierdan, literalmente son su luz para que lleguen al mundo terrenal.
    • Incienso: Se encarga de aromatizar e invitar al difunto para que deguste la comida. A través del humo pueden oler los alimentos.
    • Cruz verde: Con el paso del tiempo la celebración ha tenido cambios y se incluyó la cruz verde. Su significado es meramente católico, simboliza la cruz de Cristo, representa a la familia católica, y/o simboliza al árbol de yaxché (ceiba).
    • Fotografía: Se coloca una foto del familiar fallecido a quien se quiere rememorar.
    • Sal y vaso con agua: Luego de que el fallecido haya terminado de disfrutar la vianda, el agua les ayuda a digerir lo que comieron. Otro significado que se le da es para purificar a las almas de “malos vientos”. La sal igual purifica a las ánimas. Otra interpretación es que la sal y el agua representan el origen y fin de la vida.
    • Xek: Ensalada de frutas cuyos ingredientes son jícama, mandarina, china (naranja dulce), jugo de limón y chile en polvo.
    • Mucbipollo (pib):  Platillo tradicional del Hanal Pixán. Sus ingredientes son masa de maíz, manteca de cerdo, carne de pollo, verduras y condimentos para formar un tamal grande para posteriormente envolverlo en hojas de plátano y enterrarlo en el suelo para su cocción con leña.
    • Balché: Es un licor ancestral maya que se prepara de las cortezas y raíces de las flores que da nombre a la bebida.
    • Atole nuevo: Es una bebida hecha de granos de elote, azúcar y un poco de sal.
    • Tan-chucuá: Es un atole hecho de masa de maíz, pimienta, cacao y anís.
    • Dulces típicos: Se ponen los dulces regionales como el camote, yuca, papaya, calabaza, cocoyol, nance en almíbar y los zapotitos, un tipo de mazapán mezclado con pepitas de calabaza y azúcar, aunque también se pone los dulces tradicionales de mazapán.
    • Jícaras: En vez de utilizar platos, las bebidas, alimentos y dulces se sirven en jícaras (leek en maya).
    • Otros elementos: Se puede poner vaporcitos (tamalitos con espelón), cajetillas de cigarros o botellas de alcohol si al difunto le gustaba fumar y beber en vida, u otra comida que le gustaba cuando vivía. En los altares de los niños es normal ver juguetes y que su altar sea más colorido.
    • Almas olvidadas: Para aquellas almas que no se les puso un altar o no tiene quien los recuerde, se pone una mesa con mantel, comida, una vela encendida y un vaso con agua.
    • Creencias: En los altares de hanal pixán no se debe usar mesas con clavos, objetos de vidrio o metal, porque se tiene la creencia que las almas al verse reflejadas en éstos, se asustan.

Muestra de altares 2019: