La sopa de lima es un platillo típico de Yucatán hecho de carne de cerdo, pollo, tiras de tortillas fritas y rebanas de la lima (cítrico parecido al limón con un aroma característico y de sabor un poco dulce y ácido). Su preparación es culinaria tradicional de la gastronomía yucateca, es un caldo ligero de pavo, pollo o cerdo, aderezado con diversas especias como el clavo, comino, orégano, entre otras. Como en la gran mayoría de las recetas, no hay datos concretos sobre el autor u origen de esta comida, lo único que se conoce es que la lima ácida es un insumo que llegó a América con los conquistadores españoles, a pesar de que tiene ingredientes prehispánicos, se podría decir que es resultado del mestizaje culinario de México. Hay versiones que el inventor de esta sopa fue en 1946 por el maestro Katún (guerrero en maya).

A pesar de que por el nombre se piense que la lima es el ingrediente principal, la sopa se trata de pollo aderezado con el jugo de la lima con un toque de chile habanero. Se sirve en platos hondos con cebolla picada, cilantro y aguacate al gusto, considerada de las sopas más representativas de la gastronomía yucateca. El valor calórico de la sopa de lima es relativamente bajo, cada 100 gramos aportan 30 calorías aproximadamente, fuente de calcio por el jugo de la lima rica en vitamina C. La cáscara del cítrico posee compuestos antioxidantes y fenólicos.