Tiene una laguna rosada, el refugio ecológico de las aves migratorias y la zona arqueológica de Xcambó que está cerca de esta playa. Fue punto de exportación del henequén porque de esta playa salían canoas para exportar el oro verde al extranjero.

A 10 minutos del puerto se encuentra “Playa de Coco”, una playa que posee uno de los pocos cocotales que pudieron conservarse después de la epidemia de amarillamiento letal que atacó a las palmeras de coco de toda la región peninsular en los años 1980. En abril de 2014 abrió sus puertas el “Museo del Mar”, un esfuerzo privado y gubernamental para darle a la comunidad un espacio cultural y de conocimiento.